204.000 euros al mes «cuestan» los parlamentarios de ERC y PDeCAT

Los salarios de Rufián y de Tardá, entre otros, suponen al Estado 7.812,99 y 8.435,22 euros.

Los salarios de Rufián y de Tardá, entre otros, suponen al Estado 7.812,99 y 8.435,22 euros.

Los parlamentarios independentistas que nos han bombardeado a lo largo de todo el conocido «procés» con sus ideas separatistas del resto de la nación parece que ahora no tienen realmente prisa por irse. Al menos en lo que concierne a su presencia en las Cámaras. El motivo podría ser sus ganas de seguir transmitiendo su palabra, pero cuando se conocen sus retribuciones mensuales es difícil no pensar mal... o bien. Porque, según el cálculo que ha hecho este periódico, sus señorías independentistas suponen al erario español la cantidad mensual de, nada más y nada menos, 204.047,14 euros entre diputados y senadores. La Cámara Baja aplica una asignación constitucional idéntica para todos los diputados: 2.842,01 al mes. Que, en caso de que pertenezcan a una circunscripción distinta a Madrid se le añade la cuantía mensual de 1.842,10 en concepto de indemnización por «gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función». A eso habría que añadirle los gastos en transporte –la Cámara, a cada diputado que no disponga de un vehículo oficial le permite una tarjeta personalizada con un límite anual de 3.000 euros, por ejemplo– o los gastos en viajes oficiales, cantidades imposibles de calcular ya que son conceptos variables en función de la agenda de cada parlamentario.

Además del sueldo base y la indemnización, los diputados secesionistas que repudian a España no tienen reparo en cobrar «los complementos en función del cargo que desempeñe el Diputado por ser miembro de la Mesa, o de la Junta de Portavoces, bien de la Cámara o bien de alguna Comisión». Así, al azar, nos encontramos con que Ferran Bel Ascensi cobra 5741,05 euros porque es portavoz de distintas comisiones, que no son acumulables, si no que sólo se cobra la portavocía de una de ellas. Ascensi es de los que más económicos sale al Estado, ya que, por el contrario, tanto Gabriel Romero Rufián, como Joan Tardá i Coma, ambos conocidos por sus intensos careos en la Cámara Baja, cobran, respectivamente, 7.812,99 euros y 8.435,22 euros. Esto se debe a que, además de portavoces de distintas comisiones, los son de la Junta de Portavoces, lo que significa un incremento de 2.694,17 euros en el caso de Tardá, y de 2.017,94 en el de Rufián por ser portavoz adjunto de la Junta.

Las voces en los partidos constitucionalistas no han tardado en manifestarse públicamente, tanto del PP como de Ciudadanos y del PSOE, para pedir a los independentistas coherencia entre su discurso y sus actos, pero parece ser que no se dan por aludidos porque, como dijeran en varias ocasiones, su propósito es no abandonar el escaño para conseguir la independencia en otras comunidades, véase Valencia o Baleares. Aunque, por otro lado, Rufián también aseguró en diciembre de 2015 en una entrevista en «Público» que dejaría su escaño en 18 meses. Y así.

En el caso de la Cámara Alta, los senadores perciben 2.842,05 euros al mes más 1.840.60 euros en concepto de indemnizaciones, cantidades a las que también se suman los complementos por razón del cargo. El portavoz de PDeCAT, Josep Lluis Cleries i González, percibe como portavoz del Grupo Parlamentario y de distintas comisiones la generosa retribución de 8.433,73 euros. Por separado, los senadores suponen a las arcas estatales 101.437,42 euros y los diputados, 102.603,72 euros. En definitiva, actualmente hay ocho diputados y cuatro senadores de PDeCAT, y otros 9 diputados y 12 senadores de ERC, que chupan la sangre del Estado mientras reniegan de ella a su vez.