Al Qaeda pide “paciencia” a los suyos ante el crecimiento de Daesh

El líder de Al Qaeda, Ayman el Zawahiri/Efe
El líder de Al Qaeda, Ayman el Zawahiri/Efe

Las dos bandas terroristas invocan los principios del Islam para justificar sus crímenes

Al Qaeda, consciente de que Daesh le ha tomado la delantera en la “guerra santa”, el terrorismo en una palabra, al menos en el plano de la difusión mediática, ha optado por pedir “paciencia” a sus militantes ya que, al final, llegará “la victoria”. Este mismo mes ha abierto algunos canales en las redes sociales para, al igual que hace la agencia Amaq del Estado Islámico, informar en tiempo real de los atentados que cometen y difundir órdenes y consignas.

El común denominador de ambos grupos es la invocación permanente a Alá y al profeta Mahoma, que lo mismo valen para pedir paciencia a los propios como para preconizar la matanza de los contrarios. El uso de la religión es un asunto muy preocupante, según expertos en la materia, y es algo que tienen que resolver los musulmanes contrarios al terrorismo, ya que occidente bastante tiene con luchar para evitar las atrocidades que cometen o pretenden cometer los yihadistas.

En un mensaje difundido por su cabecilla Ayman Al Zawahiri , al que ha tenido acceso LA RAZÓN, pide “paciencia en la yihad porque es tanto como la paciencia para la lucha; y no caer en las lujurias y la suavidad de la vida”.

Zawahiri, al referirse a Mahoma, señala que es necesaria la “paciencia en el camino”.

“Me gustaría hablar hoy a mis hermanos los musulmanes y los muyahidines sobre las razones de la victoria, incluyendo la verdad Todopoderoso”.

Enumera una serie de principios que dicta la “divinidad”: la estabilidad, “como Dios Todopoderoso nos dio la paciencia, estableció nuestros principios pies y derrotó a los incrédulos”; la segunda, es el recuerdo de Dios; el tercero, es la obediencia a Dios y a Su Mensajero; el cuarto, es dejar el conflicto y el desacuerdo; el quinto, de nuevo la paciencia. “Ten paciencia para el juicio de tu Señor, porque estás con nuestros ojos y alaba la alabanza de tu Señor cuando te levantes y por la noche”.

Es habitual que Daesh (y también Al Qaeda) invoque otros principios del Corán o mensajes de Mahoma para justificar sus crímenes. Hay bastantes, pero por citar algunos de ellos (del Corán): Sura 2, versículo 191: "matadles donde deis con ellos y expulsadles de donde os hayan expulsado (...) Así que, si combaten contra vosotros, matadles: esa es la retribución de los infieles".

Sura 2, versículo 218: "quienes creyeron y quienes dejaron sus hogares, combatiendo esforzadamente por Alá, pueden esperar la misericordia de Alá. Alá es indulgente, misericordioso".

Sura 3, versículo 169: "y no penséis que quienes han caído por Alá hayan muerto. ¡Al contrario! Están vivos y sustentados junto a su Señor".

Sura 4, versículo 56 y 57: "a quienes no crean en Nuestro signos arrojaremos al fuego. Siempre que se les consuma la piel, se la repondremos, para que gusten el castigo. Alá es poderoso, sabio".

Sura 4, versículo 144: "¡creyentes! No toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Alá un argumento manifiesto en contra vuestra?".

Sura 8, versículo 17: "No erais vosotros quienes les mataban, era Alá quien les mataba. Cuando tirabas, no eras tú quien tiraba, era Ala quien tiraba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alá todo lo oye, todo lo sabe".

Sura 9, versículo 14: "¡combatid contra ellos! Dios le castigará a manos vuestras y les llenará de vergüenza, mientras que a vosotros os auxiliará contra ellos, curando así los pechos de gente creyente".

Sura 9, versículo 39: "si no vais a la guerra, os infligirá un doloroso castigo. Hará que otro pueblo os sustituya, sin que podáis causarle ningún daño. Alá es omnipotente".

Sura 9, versículo 123: "¡creyentes! ¡Combatid contra los infieles que tengáis cerca! ¡Que os encuentren duros! ¡Sabed que Dios está con los que le temen!".

Que los terroristas invoquen éstos y otros muchos “preceptos” no significa que haya que juzgar a todos los musulmanes por el mismo rasero, ya es una religión que practican millones de personas y que goza del respeto de la cristiandad, con una tolerancia que, todo hay que decirlo, en algunos casos no es recíproca.

El mundo occidental se enfrenta ante el grave problema del terrorismo yihadista sobre cuyo crecimiento advierten las grandes agencias internacionales y, recientemente, el Departamento de Estado USA. El

uso de la religión para justificar los crímenes o disimular la falta de iniciativa es algo que contribuye a la permanencia y crecimiento del problema y, al menos de momento, no ofrece ninguna solución.