Bárcenas no le marca el paso a Rajoy

El presidente del Gobierno aprovecha el descanso estival para estar con la familia, pasear con los amigos y dedicarse a la lectura

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, practicó ayer senderismo junto a su amigo José Suárez, marido de Ana Pastor, por la ruta de los Mólinos (Pontevedra), donde el jefe del Ejecutivo se aloja con su familia durante unos días en una casa rural en Ribadumia

La confianza en un «falso inocente»

El presidente del Gobierno no se siente en el punto de mira por el «caso Bárcenas». Lo dijo hace sólo unos días en el Pleno del Congreso. Su único papel, insistió, fue «creer a un falso inocente» y nunca el de «encubrir a un presunto culpable». Mariano Rajoy compareció ante la Cámara Baja el pasado 1 de agosto para dejar claro a la oposición que en ningún caso se le ha pasado por la cabeza dimitir ni convocar elecciones anticipadas. Se siente absolutamente respaldado, hizo hincapié, por la legitimidad de la mayoría absoluta que consiguió el PP en las últimas elecciones generales. «No voy a declararme culpable porque no lo soy», aseguró en esa comparecencia parlamentaria, que se prolongó durante más de cinco horas. El presidente del Ejecutivo no eludió la autocrítica al asumir su equivocación. «Me equivoqué. Señorías, lo lamento, pero fue así. Me equivoqué en mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía», dijo ante la Cámara. Ese mismo día, Rajoy anunció la puesta en marcha, en septiembre, de un plan de regeneración de la democracia que incluirá una reforma del Código Penal para incluir, como delito específico, la financiación ilegal de los partidos.