Bronca entre Gobierno y PSOE por las palabras de Santamaría sobre el fraude de los parados

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La respuesta de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ante la exigencia del PSOE de que pidiera disculpas por afirmar el viernes en Moncloa que hay medio millón de "falsos parados"subió unos grados la temperatura del hemiciclo hasta llegar a una bronca entre el Gobierno y los socialistas durante la sesión de control. El enfrentamiento, que planeó todo el turno de preguntas a los ministros, arrancó con la pregunta que la portavoz del PSOE formuló a la número dos del Gobierno, pidiéndole una disculpa con los parados. La vicepresidenta no sólo

ignoró el reclamo, sino que, al contraataque, mencionó la trama de los ERE de Andalucía y se amparó en que el entonces ministro de Empleo, el socialista Valeriano Gómez, había afirmado en julio de 2011 que "el 25 por ciento de los parados defraudó"en el cobro de la prestación. La mención llevó al aludido a pedir la palabra y el presidente del Congreso, Jesús Posada, aceptó la petición, pero sólo después de que terminaran las preguntas al Gobierno. Así que para entonces vicepresidenta ya había abandonado el hemiciclo en medio de un gran abucheo de los socialistas, que aprovecharon las redes sociales y también sus intervenciones en el Pleno para censurar esa actitud.

Una vez concluidas las preguntas al Ejecutivo, Posada concedió un turno a Gómez, quien, sin cuestionar la aplicación del Reglamento, censuró haber tenido que esperar tanto tiempo para defenderse: "Si se hubiera hecho de otra forma, nos abríamos ahorrado el espectáculo de una vicepresidenta que acusa a un ministro del Gobierno para después marcharse y huir sin tener la mínima educación de escuchar a la persona aludida".

Tras señalar que "la lucha contra el desempleo y el fraude es una obligación fundamental de cualquier gobernante", Gómez aseguró que nunca hizo ese tipo de declaraciones, si bien admitió que, en su etapa como ministro, el Ministerio de Trabajo también rendía cuentas del control del fraude.

Aunque no lo dijo en el pleno, en los pasillos del Congreso, Gómez ya había explicado que su departamento realizó en su momento un "informe de gestión", que un medio de comunicación puso su boca algunas de explicaciones que se "deducían del mismo", pero que él no había hablado del asunto. También añadió que ese medio incurrió en el mismo "error"que el pasado viernes la portavoz del Gobierno.

Todo esto fue después de la contienda dialéctica entre las dos Sorayas. La socialista pidió una "disculpa"a la número dos del Ejecutivo "después de 5 días de esta ignominia", al tiempo que recriminó la "criminalización"de los parados. La vicepresidenta se defendió con el argumento de que la luchacontra el fraude es una obligación del Gobierno y de la oposición para mantener el Estado de bienestar. "No me lo puedo creer", espetó Soraya Rodríguez al retomar la palabra para recordar que fueron sólo 5.833 los parados los que cobraron la prestación por desempleo y al mismo tiempo trabajaban y no más de medio millón, el 20 por ciento de todos los desempleados que cobran prestación. "No me puedo creer que usted les acuse detrabajar en B. ¿Puede explicar con la misma rotundidad y con la misma superioridad moral con el que acusa falsamente al 20% de los parados que usted y sus compañeros han cobrado dos sueldos, durante cuanto tiempo y si todas han sido debidamente declaradas desede el punto de vista fiscal de compatibilidad parlamentaria y de obligaciones con la Seguridad Social?", prosiguió.

Santamaría no rectificó pero tampoco se arredró ya que, en su opinión, que el PSOE hable de "fraude laboral es una imprudencia, una osadía y una temeridad". Por eso preguntó a Rodríguez "¿qué le hubiera dicho entonces a un ministro de Empleo, el señor Valeriano Gómez, cuando afirmó en julio de 2011 que el 25 por ciento de los parados defraudó al cobrar el paro?¿Qué le diría usted, señoría?". Luegó sacó a relucir el fraude de los ERE en Andalucía, "el no va más, 1.000 millones en un fondo de reptiles sin control y 120 imputados entre ellos socialistas, desde directores generales a ex ministros".