Bruselas rechaza un informe sobre la secesión de un Estado miembro

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Los socialistas europeos, presionados por el PSOE, habrían rechazado la elaboración de un informe por el Parlamento Europeo sobre las consecuencias de la independencia de un territorio de un Estado miembro con respecto a su pertenencia a la Unión Europea (UE), pensando en la hipotética secesión de Escocia y Cataluña de Reino Unido y España, respectivamente.

La propuesta salió del eurodiputado laborista escocés David Martin, que quería demostrar que una Escocia independiente tendría que volver a pedir su ingreso en la UE y usar así el informe para hacer campaña por el «no» en el referéndum del 18 de septiembre de 2014. Según informaba ayer «El Punt Avui», han sido los mismos socialistas europeos, apoyados y presionados por el PSOE, los que han paralizado la elaboración del texto, temerosos de que no demostrase categóricamente que un nuevo Estado catalán o escocés quedarían fuera de la UE tras su independencia.

El presidente de la Eurocámara, el socialista Martin Schulz, ya había pedido en abril que no se autorizase el informe, y en junio fue el jefe de los socialistas europeos, el austriaco Hannes Swoboda, quien lo impidió definitivamente.

En declaraciones al mismo diario, el eurodiputado de CiU Ramon Tremosa cree que el «PSOE está detrás» porque uno de sus líderes es el valenciano Enrique Guerrero, un «centralista», a diferencia de la catalana Maria Badia, claramente secesionista.

El rechazo de la UE

Bruselas ve Cataluña como un elemento más de preocupación. Más allá de la distancia oficial, no encuentra cauces ni razones para la secesión, según puso de manifiesto en septiembre de 2012. En octubre de ese año, el Ejecutivo comunitario reafirmó su posición en el sentido de que, si hay independencia, Cataluña quedará fuera de la UE.