MENÚ
sábado 15 junio 2019
16:49
Actualizado

Candidatos desconocidos: "No cobro nada por mi gestión, me cuesta dinero ser alcalde"

Pedro José María de Pablo

Alcalde de Campisábalos

  • Candidatos desconocidos: "No cobro nada por mi gestión, me cuesta dinero ser alcalde"
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

11 de mayo de 2019. 02:52h

Comentada
Susana Campo Madrid. 11/5/2019

ETIQUETAS

En Campisábalos, en el extremo noroccidental de Guadalajara, se respira el aire con mayor calidad de Europa y el tercero del mundo, según un reciente informe de la OMS. Parece que eso tiene efectos positivos en la salud. «Mi madre tiene 104 años y está tan ricamente», describe a LA RAZÓN su alcalde, Pedro José María de Pablo. Físico de formación, trabajó toda su vida como meteorólogo del Estado hasta que se jubiló y decidió dedicarse altruistamente a mejorar la vida de sus paisanos. «Yo no cobro nada de nada, a mi me cuesta dinero ser alcalde», explica sin resignarse porque para él, la gestión del Ayuntamiento «es un entretenimiento». Su limpia atmósfera es un atractivo más para visitar el municipio, rodeado de magníficos espacios naturales que invitan a hacer ejercicio, disfrutar del paisaje y admirar interesantes enclaves históricos como la Iglesia de San Bartolomé del Siglo XII. «Desde que recibimos la mención de la OMS llega gente de todas partes e incluso marcas de coches vienen a grabar spots de publicidad», dice con orgullo.

Pese a su envidiable localización, el alcalde no esconde uno de los principales desafíos de este municipio en el que están censadas 60 personas pero residen solo 20. «No hay niños en el pueblo. La gente se hace mayor. Además aquí el invierno es muy duro...en agosto nos tapamos con una mantita», presume el alcalde. Sobre la próxima cita electoral, el alcalde del pueblo con el mejor aire de Europa describe que «se desarrolla con mucha normalidad. Se hace un poco larga porque el colegio está abierto hasta las ocho –como en el resto de país– y tenemos que esperar por si llega alguno de los vecinos que están censados en el pueblo pero viven en Guadalajara o Madrid». Para evitar que se aburran los miembros de la mesa electoral, el alcalde explica que «siempre nos acercamos, les llevamos comida y les damos cháchara».

Pedro se presenta a la elección por cuarta vez consecutiva y lo hace con la misma ilusión que la primera vez en 2007. En el pueblo, dice, sigue vigente el bipartidismo y el ayuntamiento funcionan a su ritmo. «El secretario va los miércoles, el auxiliar los lunes, y yo, de vez en cuando». Más en verano que en invierno porque en la época estival se multiplican los vecinos de Campisábalos. Reconoce que con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información puede realizar sus funciones desde cualquier sitio. Entre sus promesas electorales destaca la mejora del alumbrado, terminar las obras de la ermita, el cementario y mejorar el arbolado. Como muchos otros alcaldes de la «España Vacía» acudió a la manifestación en Madrid del mes de marzo para denunciar el abandono, la falta de servicios y la escasa atención que reciben por parte de las administraciones públición las zonas rurales. «Si quieren que la gente se quede, hay que bajar los impuestos para estimular la inversión», concluye.

Últimas noticias