Política

Cs hace «pinza» con la izquierda para cercar a Rajoy

Apoya forzar su comparecencia por las pensiones y desbloquea la derogación de la «ley mordaza»

Apoya forzar su comparecencia por las pensiones y desbloquea la derogación de la «ley mordaza».

Publicidad

El divorcio entre PP y Ciudadanos comienza a tener efectos prácticos en el Congreso de los Diputados. La formación de Albert Rivera ha virado en su estrategia de respaldar sistemáticamente al Ejecutivo de Mariano Rajoy y se ha alineado con la izquierda de PSOE y Unidos Podemos para comprometer la supervivencia parlamentaria de los populares. Este cambio de actitud se hizo visible ayer en dos direcciones. Por un lado, los naranjas dejaron de sostener el bloqueo que mantienen sobre ciertas iniciativas de la izquierda –impidiendo que se tramiten– para derogar las leyes más polémicas del PP y, por otro, propiciaron que Rajoy comparezca en un pleno monográfico sobre pensiones junto a la ministra Fátima Báñez.

Prorrogar el plazo para admitir enmiendas es el ardid reglamentaria en la que PP y Cs se han estado escudando hasta ahora para paralizar en la Mesa del Congreso –en la que tienen mayoría– la derogación de algunas de las leyes que el Ejecutivo aprobó en la legislatura de la mayoría absoluta. Ayer, Ciudadanos levantó ese veto y entre otras prosperará la modificación –propuesta por el PNV– o la derogación –de mano de los socialistas– de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como «ley mordaza». También se desbloquean la reforma del Código Penal para derogar la prisión permanente revisable, la reforma del Estatuto de la Comunidad Valenciana y dos iniciativas legislativas sobre el colectivo transexual.

El movimiento de los naranjas busca marcar distancias con los populares y reivindicar su poder para desestabilizar a su socio de investidura. Una facultad que quedó de manifiesto cuando los de Rivera también se alinearon con Unidos Podemos y el PSOE para forzar la comparecencia de Rajoy.

Publicidad

Guerra por las pensiones

La movilización de los pensionistas en las calles para pedir la dignificación de sus prestaciones se ha tornado en el nuevo argumento de los partidos para hacer oposición y desgastar al Gobierno. La vieja argucia de utilizar la indignación de un sector de la sociedad para obtener réditos políticos. Un sector en el que reside el principal nicho de votantes del bipartidismo, pero sobre todo del PP. Por esta razón ayer el PSOE presentó en el Congreso de los Diputados la iniciativa que lleva anunciando desde el viernes, una proposición de ley para revalorizar las pensiones conforme a la subida del Índice de Precios del Consumo (IPC) y, en paralelo, Unidos Podemos solicitó la celebración de un pleno monográfico sobre pensiones en el que comparezcan tanto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Por su parte, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se descolgó con el anuncio de que el Ejecutivo baraja nuevos incentivos fiscales para los pensionistas. La guerra está servida.

Publicidad

Frente al 0,25% actual, la iniciativa del PSOE prevé una subida de las pensiones un 1,6%. Un aumento que se financiaría con cargo directo a los impuestos generales. Aunque en su día Pedro Sánchez anunció su propuesta de crear dos nuevos impuestos para ayudar a financiar las pensiones –uno a la banca y otro sobre las transacciones financieras–, en la citada proposición de ley iniciativa evita entrar en estas precisiones con el objetivo de alcanzar un mayor consenso con el resto de partidos. Contará con el apoyo del PDeCAT que también presentó ayer un texto en esta línea, al igual que ya lo hiciera Unidos Podemos con dos leyes: una el pasado verano (ya tumbada) y otra este mismo mes de enero. La formación morada dio ayer un paso más y solicitó la comparecencia de Rajoy y Báñez en un pleno monográfico que cuenta con el plácet de socialistas y Ciudadanos, lo que garantiza su celebración.

Los de Sánchez e Iglesias rivalizan por liderar el altavoz político de las demandas de los pensionistas contra el Gobierno. Una pugna a la que ahora se ha sumado Ciudadanos. La vicepresecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, celebró que Podemos quiera abordar ahora la situación del sistema de pensiones en un Pleno en el Congreso y les dio la «bienvenida» a este debate. «Hemos estado muy solos meses atrás», señaló Lastra, tras reivindicar que en los «últimos meses» han sido los únicos «conscientes de la realidad» y sacar pecho por «haber dedicado sesiones de control enteras a hablar del sistema público de pensiones y de nuestros pensionistas».