Cómo ser diputado y vivir de los complementos

Un repaso por los países vecinos deja corta la larga lista de «ayudas» de nuestros parlamentarios. Cónyuges e hijos de los británicos tienen derecho a 30 viajes gratis en avión al año. A los italianos se les descuentan hasta 500 euros al mes por inasistencias a las sesiones. Las dietas españolas por desplazamiento entre 120 y 150 euros, las más altas

Un repaso por los países vecinos deja corta la larga lista de «ayudas» de nuestros parlamentarios

¿Cobran mucho los diputados españoles? Viejo debate en el que hay opiniones para todos los gustos. Si nos atenemos a la asignación constitucional (lo que en una nómina normal sería el sueldo base), diríamos que a sus señorías no les da para muchas alegrías, porque no son más que 2.813 euros. Pero el debate se encona al desbrozar los complementos, las dietas por desplazamiento, las indemnizaciones por circunscripción, el transporte o los gastos de representación o libre disposición por la actividad parlamentaria que se ejerce.

Repasemos. Por ejemplo, el presidente de la Cámara, que como todos los diputados cobra los 2.813 euros al mes de sueldo base, tiene además un complemento de 944 euros por el hecho de ser miembro de la Mesa; 818 para gastos de representación, otros 677 euros de libre disposición, además de una indemnización de 1.823 euros por pertenecer a una circunscripción fuera de Madrid. La nómina, pues, asciende a un total de 13.960 euros brutos.

En el caso de los vicepresidentes de la Mesa, al sueldo base (idéntico para todos los diputados) hay que sumar también los 1.823 euros de indemnización, más 1,209 de complemento de la Mesa, más 1.010 euros para gastos de representación y otros 707 de libre disposición. En total, 7.500 euros, más o menos lo mismo que percibe un portavoz de grupo. Hasta aquí los sueldos más altos.

El resto de diputados tiene derecho, además de la indemnización por circunscripción y la asignación constitucional, a una cantidad que oscila entre los 1.424 y los 697 euros destinados a gastos de representación en función de si es portavoz adjunto, presidente, secretario, portavoz o portavoz adjunto de comisión. A ello hay que añadir también una tarjeta para el servicio de taxi de Madrid con un límite de 3.000 euros al año, aviones y trenes gratis y 0,25 euros por kilómetro recorrido si viajan en coche propio. Las dietas por desplazamiento por misión oficial se pagan a 150 euros por día si son viajes al extranjero y 120 si son por el territorio nacional.

Pues aun así, si echamos un vistazo por Europa, nuestros parlamentarios son los que menor salario y prestaciones reciben en comparación con otros países. Claro que los trabajadores españoles también ganan menos que los de otros estados de nuestro entorno. Pero ése no es hoy el caso. Para que ustedes mismos comparen, aquí están los datos.

Alemania. Vuelos y trenes gratuitos y finiquito

Los diputados del Bundestag cobran 8.252 euros brutos más 4.123 euros (que no están sujetos a impuestos) para gastos relacionados con el mantenimiento de sus oficinas y los viajes que realicen a su circunscripción electoral. El presidente recibe, además, un suplemento mensual de 8.000 euros. También tienen una ayuda adicional de 307 euros mensuales. Todos disponen de coche oficial para sus desplazamientos por Berlín, además de una tarjeta para viajar por ferrocarrill y gratuidad en todos los vuelos nacionales. No tienen dietas por desplazamiento, pero se les reembolsan todos los gastos derivados de los viajes oficiales previa presentación de justificante. Al final del mandato se les abona un mes por cada año hasta un máximo de 18 meses. Esta especie de finiquito –pero con un límite de hasta 24 mensualidades– lo tenían también los diputados españoles hasta que la presión social y mediática obligó al Parlamento español a suprimirlo a partir de esta Legislatura, salvo para aquellos que no tienen otro ingreso público o privado.

Dinamarca. Gastos de hotel, por desplazarse e indemnización

La retribución de los parlamentarios daneses es de 6.713 euros al mes, además de dos suplementos mensuales en función de las dos zonas en que se divide el país (665 o 886 euros). También cobran un suplemento por mantener una segunda residencia en la sede del Parlamento de 9.373 euros anuales y 2.678 euros para los que no la tienen. El «folketing» reembolsa los gastos de hotel a los parlamentarios que no disponen de segunda residencia. Los daneses también cobran una indemnización al final del mandato de entre 12 y 24 meses, pero a partir del décimotercero únicamente la reciben si no disponen de ningún otro ingreso. Cuando se jubilan tienen derecho a pensión todos aquellos que hayan sido diputados al menos un año. Los que hayan permanecido 20 años de mandato tienen derecho a la pensión máxima, que son 3.856 euros).

Francia. Tren gratis, 80 vuelos al año y extra por cargo

En la Asamblea Nacional, los parlamentarios reciben 7.100 euros brutos al mes más 165 euros (3 por ciento del sueldo) por residencia más 1.420 euros por cargo. La Cámara dispone de un parque móvil para los desplazamientos de los parlamentarios por París y disponen además de una tarjeta nominal para viajar por ferrocarril en primera clase y 80 billetes de avión al año para viajes nacionales. Para gastos de mandato y secretaría reciben 5.770 euros y para asistentes y colaboradores unos 9.500.

Inglaterra. Casi 30.000 euros para material

Los diputados reciben entre 66.396 y 77.513 libras al año, mientras que el «speaker» gana entre 145.000 y 170.000 libras anuales. Los presidentes de comisión reciben un suplemento anual de 17.200 libras. Todos disponen de una «travel card» para sus desplazamientos en avión y tren. Los familiares (cónyuges e hijos) tiene derecho al abono máximo de 30 viajes al año, igual que el personal a su servicio. Además, cobran 176 libras por noche de alojamiento en un hotel en Londres. Cada diputado cobra 29.739 euros al año para gastos de material de oficina y 168.000 para la contratación de personal. También tienen derecho a que se les abone un finiquito al final del mandato de entre 56.000 y 66.224 libras, que se les abona en dos mensualidades.

Italia. Móvil, transporte y multas por ausencias

El sueldo neto mensual por doce pagas es de 5.200 euros. Se les abonan todos los gastos de transporte por vía terrestre, aérea o marítima dentro del territorio nacional y para el traslado al aeropuerto desde el lugar de residencia y desde Roma al aeropuerto se les abona 3.323 euros trimestrales. Cobran además 3.500 euros al mes para manutención, pero se les pueden descontar hasta 500 euros mensuales de acuerdo a un porcentaje establecido por ausencias a las sesiones de la Cámara o de las comisiones. Reciben eso sí 3.000 euros para gastos telefónicos porque la Cámara no les proporciona móvil y otro tanto para gastos derivados del ejercicio del mandato. Al final de Legislatura, reciben el 80 por ciento del sueldo mensual por cada año de mandato en concepto de indemnización.

Noruega. Hasta 140 viviendas gratuitas

El sueldo bruto anual es de 102.000, cantidad que sube a 180.000 en el caso del presidente de la Cámara. El parlamento dispone además de 140 viviendas para alojamiento gratuito de los parlamentarios cuya residencia esté a más de 40 km de Oslo. Se cubren todos los gastos en avión y tres dentro del país. Las dietas por viaje oficial son sólo de 10 euros diarios si el desplazamiento es a menos de 40 km de la capital y de 23 si la distancia es mayor. El gasto en asistentes corre a cargo de los partidos, y no del Parlamento. La indemnización por fin de mandato es sólo de un mes de sueldo.

Portrugal. Un sueldo reducido y pocos extras

Los diputados con dedicación exclusiva cobran 3.600 euros al mes netos, excepto el presidente que recibe 7.300 más 2.100 para gastos de representación. Tienen derecho a una cantidad diaria que oscila entre los 23 y los 69 euros en función de la distancia que haya del Parlamento a su lugar de residencia.

Su jubilación está sujeta al régimen general y aunque hasta 2005 tenían derecho a una pensión de jubilación con un mandato efectivo de 12 años, esta prebenda se derogó en 2012.

Holanda. Ni ayudas ni complementos. Sólo su sueldo

Los parlamentarios holandeses son los únicos que no reciben ni ayudas ni complementos ni otros extras similares. Únicamente cobran el sueldo que tienen estipulado, es decir, 6.900 euros al mes, a lo que hay que sumar, eso sí, un 8 por ciento de esa cantidad que se les abona en concepto de gratificación. Son los más austeros, sin duda, en comparación con otros países, ya que el presidente de la Cámara holandesa gana 9.300 euros mensuales, frente a los de otros países que pueden duplicarlo.