Correa dice que Costa le pidió facturar los actos del PP a los empresarios

El cabecilla de «Gürtel» abroncaba a «El Bigotes» porque la Generalitat no le daba adjudicaciones

Francisco Correa (dcha),  Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes'  y Pablo Crespo durante el juicio
Francisco Correa (dcha), Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes' y Pablo Crespo durante el juicio

El presunto líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha asegurado hoy que Ricardo Costa obligó a sus sociedades a facturar irregularmente trabajos de las campañas electorales de 2007 y 2008 a otras empresas si querían cobrar.

El principal cabecilla de la «trama Gürtel», Francisco Correa, aseguró ayer en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por la presunta financiación irregular de las campañas electorales del PP valenciano en 2007 y 2008, que el también procesado Pablo Crespo le dijo que Ricardo Costa le había indicado que para cobrar las facturas pendientes del PP, tenían que facturar a los empresarios.

Correa se resistió varias veces a desvelar el nombre de la persona que había dado tal indicación, ya que antes se lo había preguntado el juez –que no la fiscal– y fue sólo cuando su señoría se lo volvió a reiterar por la insistencia del abogado del Estado, cuando aceptó casi a regañadientes que fue Costa quien mantuvo una reunión con Pablo Crespo, y en ella le dijo que tenían que facturar a los empresarios. El acusado explicó que él no conocía ni siquiera a los empresarios, pero «si no cobrábamos a los empresarios teníamos que cerrar, y supongo que a estos empresarios les pasaría lo mismo, que si no pagaban las facturas, sus empresas se resentirían».

Dijo que «Pablo Crespo se enfadaba muchísimo cada vez que venía a Madrid porque él había sido político y sabía que esas cosas nos podían reportar problemas, y por eso estamos ahora sentados aquí». Según el acusado, «a día de hoy el PP nos debe medio millón de euros que habrá que cobrarlos porque vendrá muy bien para la responsabilidad civil y multas y gastos».

En su interrogatorio, que en ocasiones se convirtió en un monólogo sobre los asuntos que Correa quería destacar, el procesado dijo que «el PP nos absorbió y tuvimos que dejar de trabajar para muchas multinacionales».

Hizo hincapié en explicar por qué se creó Orange Market y, aunque la fiscal no se lo preguntó, él insistió en contarlo: «Orange se creó porque Alejandro Agag (yerno del ex presidente Aznar) presentó a Álvaro Pérez, «El Bigotes», a Paco Camps y éste le dijo que era un creativo muy bueno y que por qué no se venía a Valencia ahora que iba a dejar de trabajar para el PP de Génova».

Orange Market se creó en Valencia, «no para delinquir, como dice la UDEF», y enfatizó que «en seis años sólo nos dieron cuatro adjudicaciones de la Generalitat».

De hecho, explicó que discutían frecuentemente con Álvaro Pérez porque no conseguía adjudicaciones públicas «pese a conocer a todo el PP». Y dijo que tan sólo «esa pobre consellera nos dio Fitur, y porque éramos los mejores».

Correa también explicó que sólo había visto a Ricardo Costa una vez, y a Francisco Camps, en dos ocasiones.

Antes de la declaración de Correa lo habían hecho los nueve empresarios que han pactado con la Fiscalía reconocer el pago de las facturas a cambio de sustituir las penas de cárcel por multas. Siguiendo este guión, todos admitieron dicho pago, que superaría el millón de euros, pero se negaron a contestar si David Serra, Yolanda García o Ricardo Costa conocían ese cobro irregular por los actos electorales.