Covite exige al Gobierno vasco que no legitime a quienes «honran el tiro en la nuca»

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez
La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), que representa a más de 400 familias de asesinados por ETA, tacha de «ataque a la dignidad de los damnificados» que el Ejecutivo vasco haya calificado de «mala noticia» la detención de la cúpula de Herrira. Hay que recordar que en esa operación fueron detenidas 18 personas acusadas de promover 112 actos en los que los etarras recién salidos de prisión eran presentados como héroes.

A través de un comunicado, Covite muestra su sorpresa por el hecho de que el Gobierno vasco dé cobertura y «apoyo público a quienes humillan a las víctimas» presentando a etarras como libertadores del pueblo vasco. Apuntan que el mismo portavoz de este Ejecutivo autonómico, Jose Erkoreka, ha manifestado que la actuación de las Fuerzas de Seguridad contra quienes organizan homenajes a terroristas supone un «paso atrás» y que este tipo de operaciones «recuerdan a tiempos pasados». Y es aquí donde el Colectivo de Víctimas quiere dejar claro que es precisamente la izquierda abertzale radical «la que sigue honrando el tiro en la nunca, como viene haciéndolo desde que ETA rompió a matar por primera vez».

A su juicio, de las declaraciones de Erkoreka se desprende que el Gobierno vasco «defiende la paz a cambio de impunidad y olvido». Algo a lo que no están dispuestas las víctimas, que recuerdan que los mismos a los que ahora honran, «bañaron de sangre el País Vasco con la sangre de sus familiares». Por todo ello, exigen al lehendakari, Iñigo Urkullu, que no dé cobijo a planteamientos antidemocráticos ni legitime a los que justifican más de 800 asesinatos.