Cs vuelve a retrasar el pacto con el PP y da alas a Susana Díaz

Sin acuerdo, el PSOE tiene a su alcance hacerse con la Presidencia del Parlamento andaluz.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en una reciente imagen tras la presentación de un proyecto de ley en el Congreso de los Diputados
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en una reciente imagen tras la presentación de un proyecto de ley en el Congreso de los Diputados

Sin acuerdo, el PSOE tiene a su alcance hacerse con la Presidencia del Parlamento andaluz.

La negociación entre PP y Ciudadanos (Cs) ha entrado en terreno peligroso por la decisión de la formación naranja de retrasar el avance del acuerdo. Puede tener detrás sólo una motivación táctica, pero si ya había alarmas encendidas a nivel nacional, ahora empiezan también a aparecer en la organización regional.

El desenlace de la reunión técnica que ayer celebraron las dos partes ha sido determinante para que crezcan los recelos sobre cómo puede terminar una negociación que en principio, y más allá de la escenificación que lleva inherente, no parece que pueda tener otro final que dar forma a un «histórico» Gobierno de la Junta de Andalucía con PP y Cs, y el apoyo necesario en la investidura de Vox. Ayer las dos delegaciones se reunieron toda la mañana y pararon para comer. Las impresiones en las dos partes es que estaba casi todo cerrado. La excusa de Cs ha estado en el ajuste sobre la regeneración democrática, pero fuentes de la negociación confirman que desde el lado popular se les llegó a plantear que no había problema en nada, y que «incluyesen» lo que quisieran porque contaba con su apoyo. Así se quedó la «partida» antes del almuerzo, y con la sensación en el lado popular de que el pacto estaba prácticamente cerrado. Pero después de comer, la delegación de Cs ya no volvió a sentarse con el argumento de que tenían que evaluar lo hablado, y dejando en la otra parte la impresión de que habían recibido llamada de Madrid con orden de frenar lo pactado. No sólo no se volvieron a sentar con la justificación de que tenían que «irse a otra reunión», sino que por su decisión tampoco hoy volverán a hablar, y quedan para el viernes las conversaciones. Esto reduce el margen de que haya un acuerdo antes del jueves próximo, con Nochebuena y Navidad por medio. La idea con la que trabajaban hasta ayer era que el viernes se presentara el acuerdo programático de Gobierno para los cien primeros días, con una veintena de reformas, y que fuera con la participación de la delegación política designada. Lo lógico sería que de haber acuerdo, incluso en la foto estuvieranPablo Casado y Albert Rivera, pero los dos líderes de PP y Cs no han hablado aún sobre el pacto para el «Gobierno del cambio» pese a la relevancia nacional del mismo.

Esta situación abre un posible escenario que acerca la hipótesis de una repetición electoral, que sólo podría favorecer al PSOE. Por mucho que insistan en Andalucía en que el votante de Cs no entendería que no se sume al acuerdo con el PP para acabar con los más de 36 años de Gobierno socialista, si no hay acuerdo sobre el programa antes del día 27, ese pacto global sobre el Parlamento y el nuevo Ejecutivo que reclama el PP, el PSOE tiene muchas posibilidades de hacerse con la Presidencia del Parlamento andaluz, suma más con Podemos, y esto podría llevar a elecciones. El 27, cuando se constituye el Parlamento, el PP presentará su candidato a la investidura y a la Presidencia de la Cámara aunque no esté pactado con Cs. Y si Cs se abstiene y no suma sus votos a los del PP y Vox, la victoria sería para la propuesta del PSOE, salvo que hubiera una abstención socialista que a día de hoy no parece posible.