Política

El abogado de Forn tacha de “aberrante” el dispositivo policial del 1-O

Considera que la “ineptitud de sus mandos” condujo a los agentes “a una situación endemoniada en la cual el cumplimiento del deber llevaba a un deterioro de su imagen pública

Imagen capturada de la señal institucional del Tribunal Supremo, de Xavier Melero, abogado de Joaquim Forn, durante el juicio del "procés
Imagen capturada de la señal institucional del Tribunal Supremo, de Xavier Melero, abogado de Joaquim Forn, durante el juicio del "procés

El abogado de Forn considera que la “ineptitud de sus mandos” condujo a los agentes “a una situación endemoniada en la cual el cumplimiento del deber llevaba a un deterioro de su imagen pública.

El abogado del ex conseller de Interior Joaquim Forn -para quien la Fiscalía pide una condena de 16 años de prisión por rebelión y malversación- ha criticado con dureza el dispositivo policial diseñado por Interior el 1-O, que ha calificado de “aberrante”. Ese “gravísimo déficit de organización”, ha recalcado el letrado Xavier Melero, fue “pretendido y buscado” y esa “ineptitud de sus mandos” condujo a los agentes “a una situación endemoniada en la cual el cumplimiento del deber llevaba a un deterioro de su imagen pública”. De hecho, ha defendido que “el único plan de actuación” que cumplió “lealmente” las instrucciones de la Fiscalía para el 1-O “fue el que diseñaron los Mossos d´Esquadra” porque, según él, el “objetivo político” del Gobierno de Mariano Rajoy era “que nadie pudiera decir que era un referéndum homologable”. “¿En qué se parece ese objetivo con las órdenes de jueces y fiscales?”, se ha preguntado. “En nada”.

El dispositivo de coordinación diseñado por el coronel Diego Pérez de los Cobos, ha dicho, “era un fraude” porque “nadie en el Ministerio quería coordinarse con los Mossos”. “Ningún cuerpo policial cumplió el auto judicial”, ha resaltado.

El letrado ha defendido la actuación de Forn, subrayando que los mandos de los Mossos que han declarado como testigos en la vista “han coincidido en que no se produjo ninguna violencia”. El entonces responsable de la Conselleria de Interior, ha añadido, dejó claro a la cúpula de la Policía autonómica que los agentes “debían cumplir las órdenes de jueces y fiscales”.

Respecto a los altercados del 20-S durante los registros de la sede de Economía, Melero ha admitido que “se produjeron delitos de desórdenes públicos” y que hubo “actos concretos y minoritarios de resistencia a la autoridad”, pero ha puesto en valor que “no se detuvo a nadie, nadie acabó lesionado” y el Ayuntamiento solo certificó daños en una valla. “No está mal para una concentración de 40.000 personas...”, ha ironizado.

Al igual que ha hecho la defensa de Junqueras, el abogado de Forn ha criticado el “extraño papel” del coronel De los Cobos al frente del dispositivo policial del 1-O y le ha acusado implícitamente de dejación de funciones por “ejercer menos competencias que el ujier del Ministerio”.

Asimismo, ha asumido que Forn “desobedeció al Tribunal Constitucional”. “La trinchera de la desobediencia la cedo con gusto -ha dicho-. Si la desobediencia puede derivarse de participar en un Gobierno que dice que, si hace falta, se desobedecerán las resoluciones del Tribunal Constitucional, contra eso no puedo hacer nada”. No obstante, ha querido dejar claro que el entonces conseller “hizo actos dispositivos de evitación del referéndum”.

Melero ha censurado a las acusaciones por dudar de los Mossos. “¿De verdad considera la Fiscalía que lo que debe hacerse es descalificar a toda una comunidad autónoma proyectando sobre ellos la sospecha de deslealtad?”, se ha preguntado de forma retórica.

El abogado ha concluido su intervención haciendo votos para que “reconstruyamos una España en la que solo discutamos por William Faulkner, en alusión a la película “Amanece que no es poco”, en la que un guardia civil señala como el mayor problema de seguridad del pueblo criticar al escritor y premio Nobel estadounidense, del que todos eran ávidos lectores.