El cerco a los sindicatos se cierra con seis nuevos imputados en «Heracles»

La Razón
La RazónLa Razón

De los 52 imputados a los que la Guardia Civil está tomando declaración desde el martes, en la nueva fase de la «operación Heracles» contra los ERE fraudulentos, seis pertenecen a los sindicatos mayoritarios; tres a la Unión General de Trabajadores (UGT)y tres a Comisiones Obreras (CC OO), según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto. Estos individuos no forman parte del grupo de diez detenidos el martes, por lo que estamos ante un conjunto de 62 relacionados con la citada trama.

Del medio centenar de imputados, algunos ya han comparecido en otras fases de la operación, ante la Guardia Civil y la jueza Alaya. Lo que ocurre es que, conforme avanzan las investigaciones, se han encontrado nuevos datos que hacen necesario que sean interrogados otra vez.

Ayer continuaba también la toma de declaración de ocho de los diez detenidos. Uno fue puesto en libertad a la espera de que le cite la juez Alaya y el otro por razones médicas. Dos de los arrestados son dirigentes sindicales: Salvador Mera, actual secretario general de UGT en Cádiz; y de Roberto Carmona, que ocupó cargos en CC OO, lo que demuestra, según las citadas fuentes, el importante papel que los sindicatos han tenido en este turbio asunto (ya hay 19 sindicalistas imputados desde que se destapó la trama).

A ello hay que añadir la presencia de los citados seis sindicalistas entre los 52 imputados, que constituye un nuevo dato, otro más, que avala la tesis de que en el asunto de los ERE parecen estar involucrados los citados sindicatos, algunos de cuyos miembros se ocupaban de actuar de facilitadores. Una vez terminado el «trabajo», percibían cantidades de dinero. El destino final de estas «comisiones» es lo que investigará la Guardia Civil en una nueva operación, ya que las distintas causas en las que aparecían implicados dichos sindicatos han sido refundidas en un solo sumario, que será instruido por Alaya.

Testaferro

Por lo que respecta al ex director de una sucursal bancaria de Jaén, que fue detenido el martes y es uno de los puestos en libertad ayer, las fuentes consultadas han señalado que la Guardia Civil cuenta con numerosa información sobre lo que ocurría en dicha sucursal con las cuentas que manejaba uno de los encarcelados, el ugetista Juan Lanzas, y las facilidades de las que disponía para sacar dinero sin que este asunto fuera comunicado, como parecería lógico, a los máximos responsables del banco a nivel provincial o nacional.

Las cuentas en la que se ingresaba el dinero de los ERE estaban a nombre de un testaferro de Lanzas, que bien sacaba el dinero en metálico personalmente o extendía talones al portador para que lo hicieran terceras personas. La Benemérita sospecha que estamos ante un caso de blanqueo de capitales.

El ex director de la sucursal, puesto en libertad al no existir riesgo de fuga o de destrucción de pruebas, será llamado a declarar por la magistrada.

En la operación se ha incautado abundante documentación, en soporte papel e informático, que, una vez estudiada, puede dar lugar a nuevas actuaciones en esta operación o en la que seguirá para investigar directamente a los sindicatos mayoritarios.

Asimismo, en casa de uno de los imputados, Antonio Manuel Bustamante, presidente del consejo de administración de Surcolor, los agentes de la Guardia Civil se incautaron de 23.000 euros, la mayor parte en billetes de 50 euros.