El «comando Vizcaya» tenía un listado de 20 concejales, la mayoría del PSE

Asier González, en libertad al pagar en el acto una fianza de 50.000 euros

El supuesto colaborador de ETA Asier González fue detenido el martes en Bilbao
El supuesto colaborador de ETA Asier González fue detenido el martes en Bilbao

El supuesto colaborador de ETA Asier González, detenido el pasado martes en Bilbao, quedó ayer en libertad tras pagar, prácticamente en el acto, la fianza de 50.000 euros que le impuso el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz después de tomarle declaración. El magistrado imputa a González un delito de colaboración con organización terrorista, aunque no descarta imputarle, en función de la marcha de la investigación, conspiración para la comisión de un delito terrorista de detención ilegal e, incluso, integración en ETA. Y es que el detenido –encargado de una herriko taberna de Santutxu– tenía en su casa las llaves de un caserío de la localidad de Dima (Vizcaya) donde el «comando» había construido un zulo (de 70 cm. de ancho por 2,80 metros de largo) para, según sospecha Ruz, mantener secuestrado en 2008 al concejal socialista de Eibar Benjamín Atutxa.

De hecho, un pendrive hallado accidentalmente en la vivienda utilizada por los terroristas durante la reparación de una caldera de gas contenía un documento con un listado de 20 concejales de cinco municipios del País Vasco –17 de ellos del PSE y tres del PP–, aunque la información recabada está, dice Ruz, «sin elaborar ya que únicamente se indica el nombre y los apellidos» y los ayuntamientos a los que pertenecían: Durango, Amorebieta, Zaldívar, Bérriz, Elorrio e Iurreta.

Zona de monte aislada

En su resolución, Ruz asegura que González era, supuestamente, el «encargado de la gestión del caserío» y se ocupaba «del control de las llaves» y de determinar «quién y cuándo» se hacía uso del mismo. Asimismo, habría hecho llegar a los integrantes del «comando» la posibilidad de utilizar el caserío para alguna de sus acciones, «en concreto respecto del planificado secuestro del Sr. Atutxa». La vivienda, recuerda el instructor, se encuentra «en una zona de monte aislada y de acceso únicamente a través de una pista forestal».

En otro de los documentos incautados en el pendrive se hace referencia al caserío y a una persona a la que se identifica como Asier Sagutxu (un mote que habría reconocido como propio el propio González) y un número de teléfono (el suyo).

El juez Ruz, pese a apreciar riesgo de fuga, ha valorado «el acreditado arraigo familiar, laboral y social» en España del imputado, y su participación «en numerosas actividades de índole cultural y laboral con trascendencia pública», para fijar, a instancias de la Fiscalía, esa fianza de 50.000 euros que le ha permitido eludir la prisión. Igualmente, el magistrado subraya que no hay riesgo de que el imputado oculte pruebas ni de que vuelva a delinquir.

Sortu pide que se excarcele a etarras sin que reconozcan el daño causado

El parlamentario de EH Bildu y presidente de Sortu, Hasier Arraiz, aseguró ayer que los presos de ETA, en su declaración del 28 de diciembre, manifestaron su voluntad de reconocer el daño causado «desde un compromiso personal», pero siempre y cuando se haga «con garantías». En esta misma línea consideró que cuando el PNV y el Gobierno vasco hablan de «injusto daño causado», lo que consiguen es «dificultar que se den más pasos adelante» y que se cumpla el proceso de paz.