El fiscal que dimitió por apoyar la consulta de Mas no descarta «otros proyectos»

Con sus declaraciones quería aportar «seny» a una realidad de Cataluña

Martín Rodríguez Sol decidió dimitir de su cargo como fiscal superior de Cataluña tras la polémica
Martín Rodríguez Sol decidió dimitir de su cargo como fiscal superior de Cataluña tras la polémica

Sólo buscaba dejar constancia de la «realidad» que se vive en Cataluña, del pensamiento de una parte importante de su población respecto al «modelo actual» en su relación con el resto de España, y que, antes de que todo ello pueda ir a más, «había que poner de manifiesto un problema y buscar soluciones». Eso fue lo que el dimitido fiscal superior de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, quiso explicar en su comparecencia el pasado miércoles ante el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce. Sin embargo, prácticamente, no hubo lugar para muchas explicaciones, toda vez que desde el primer momento percibió que había perdido la confianza del principal responsable del Ministerio Público. Y ello hizo que renunciase directamente al cargo. Ahora, se encuentra a la espera de recibir la fecha en que dejará el puesto y pasará a ser un fiscal más de la Fiscalía Superior de Cataluña.

En una conversación mantenida con LA RAZÓN, Rodríguez Sol asegura que tiene un referente muy claro en todo lo relacionado con la ley: Santo Tomás de Aquino y su defensa de las libertades y de la verdad. «Y a partir de ahí, cuando las cosas no salen como uno espera,creo que lo mejor es retirarse y esperar otra oportunidad, seguir trabajando con la mejor intención y espíritu de servicio». Además, asegura que, a partir de ahora, «podrá dedicar más tiempo» a su familia numerosa –es padre de seis hijos–.

Rodríguez Sol considera que con sus polémicas declaraciones, relacionadas con una posible Ley de Consultas para que los ciudadanos puedan pronunciarse sobre su futuro político, lo único que ha buscado, «a lo mejor con poco acierto», es portar elementos de «seny» en una «realidad que existe, y si no, no se ha entendido bien, porque la intención estaba muy clara, y no era otra que intentar contribuir a crear un marco de convivencia y reflexión».

Una reflexión que se aplicará a sí mismo Rodríguez Sol para determinar y pensar sobre su futuro más o menos a medio plazo, algo que no tiene decidido y sobre lo que no se cierra ninguna puerta, ni en su carrera ni fuera de ella: «Dejo abierto el futuro para poder asumir en otros momentos puestos de resposabilidad en el Ministerio Fiscal, si se me otorga esa confianza y dentro de un tiempo razonable», y tampoco cierra la puerta a que pueda acabar en otros proyectos –fuera de la carrera– «donde pueda servir mejor a los ciudadanos», aunque en estos momentos no contempla «pasar a la vida polìtica».