Política

El Gobierno gasta 39.000 euros en acondicionar el panteón de Franco en Mingorrubio

Su estado era de cierto abandono hasta la intervención del Ejecutivo, pese a que allí está la tumba desde 1988 de la mujer del militar

El Gobierno ha gastado 39.811,79 euros en acondicionar el panteón del cementerio de Mingorrubio El Pardo donde se enterrarán este jueves los restos del dictador Francisco Franco una vez sean exhumados de su tumba actual en la Basílica del Valle de los Caídos

Publicidad

El Gobierno ha gastado 39.811,79 euros en acondicionar el panteón del cementerio de Mingorrubio El Pardo donde se enterrarán este jueves los restos del dictador Francisco Franco una vez sean exhumados de su tumba actual en la Basílica del Valle de los Caídos, según fuentes del Ejecutivo. Ésta es la partida más costosa de las que integran el presupuesto destinado a exhumar al dictador y reinhumar sus restos en el panteón donde reposa desde su fallecimiento en febrero de 1988 la viuda de Franco, Carmen Polo.

A pesar de que se trata de un panteón propiedad en la actualidad de Patrimonio del Estado, está reservado al uso de la familia Franco. Sin embargo, su estado hasta la intervención del Gobierno era de cierto abandono y en los últimos años ningún miembro de la familia pidió la llave para visitar la tumba de Carmen Polo, desvelan fuentes del Gobierno. La inversión que ha hecho el Ejecutivo para acondicionarlo incluye medidas de refuerzo de su seguridad, como la instalación de una puerta blindada, unas nuevas rejas en ventanas y la colocación de sensores para prevenir profanaciones.

El Estado no es en realidad propietario a perpetuidad de este panteón. Tiene una concesión de derechos funerarios que expira dentro de unos 40 años. En las negociaciones que el Gobierno ha mantenido con la familia Franco en la última fase del procedimiento, se les propuso transmitirles la concesión, previo pago de un precio público, pero la familia lo rechazó, según fuentes gubernamentales. Uno de los argumentos que la familia esgrimía para defender la inhumación de Franco en la cripta de la catedral de La Almudena en lugar del cementerio de El Pardo era precisamente el temor a que un Gobierno futuro se desentendiese del panteón y la tumba del dictador pudiera ser profanada con facilidad al quedar sin protección ni vigilancia alguna.

El Gobierno ha previsto un dispositivo policial de vigilancia en torno al panteón que se prolongará "unos días"tras la inhumación de Franco, pero que se levantará en cuanto se considere que ya no es necesario, señalan las mismas fuentes. El régimen de visitas al panteón se mantendrá como hasta ahora. Cuando algún familiar quiera entrar bastará que pidan la llave con antelación --puede ser en el mismo día-- al personal de seguridad del cementerio, a la Delegación de Gobierno en la Comunidad de Madrid o a Patrimonio del Estado.

Publicidad