El Gobierno pide «prudencia» a la «izquierda» para no hacerle el juego a las mafias

La política de inmigración

La Razón
La RazónLa Razón

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, instó ayer a los partidos y demás agentes sociales a actuar y a hablar con «prudencia» sobre la inmigración porque el debate partidista que en la política interna están alentando en relación a este asunto acaba beneficiando a las mafias que trafican con seres humanos. «Todo lo que hacemos y decimos lo escuchan las mafias», indicó tras el Consejo de Ministros, en una comparecencia en la que confirmó que el próximo lunes el ministro del Interior, Jorge Fernández, se reunirá en Bruselas con la comisaria del ramo,Cecilia Malsmtröm. Además de informarla sobre la tragedia de Ceuta, en la que fallecieron 15 inmigrantes, también trasladará un mensaje en favor de que haya una gestión más solidaria y responsable dentro de la Unión Europea, en la línea de lo que se planteó en el Consejo Europeo de diciembre. La vicepresidenta respaldó ayer el trabajo de las Fuerzas de Seguridad del Estado y, en concreto, de la Guardia Civil, ante la dificultad de la labor que están desempeñando para proteger la frontera con Marruecos. Ayer mismo entraron en Melilla de manera ilegal otros 200 subsaharianos. Según resaltó, los últimos acontecimientos confirman la presión creciente de la inmigración ilegal que sufren las dos ciudades autónomas y evidencian la necesidad de que la UE se implique más a la hora de hacer frente a este problema. Si España es solidaria con el conjunto de la UE como frontera sur de Europa, la Unión tiene que serlo con España, bajo tres principios: fomentar la ordenación legal, incentivar la integración de la inmigración legal y reforzar la colaboración con los países de origen. Mensaje que trasladará el titular de Interior en Bruselas.