El Gobierno recuerda a Mas que vive de su financiación

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ayer, durante la XII Jornada Gresol celebrada en Salou
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ayer, durante la XII Jornada Gresol celebrada en Salou

El Gobierno valoró ayer el informe de la Generalitat de Cataluña sobre los supuestos agravios como una maniobra más para crispar el debate político y sostener el mito del victimismo y el discurso del enfrentamiento con España. El Ejecutivo responderá a las cifras de la Generalitat, y están pendientes de publicarse las balanzas fiscales, pero ayer ya recordó al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que su Gobierno subsiste gracias a la financiación que recibe del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconvino a Mas por buscar titulares que no ayudan a serenar el debate político ni a centrarlo en los asuntos que realmente son importantes para los catalanes. «Están mezclando deliberadamente conceptos. Y con su insistencia en la estrategia del agravio están actuando de manera muy poco inteligente», señaló.

En Moncloa dicen que se trata de un informe lleno de manipulaciones, que selecciona datos y oculta intencionadamente otros. Que mezcla cuestiones que no tienen nada que ver, y que aun así, es bastante decepcionante si el montante total de los supuestos incumplimientos se queda en los 9.300 millones de euros. Incluso apuntan a lo «ridículo» de algunas de las quejas, como comparar la inversión en el Teatro Real como la que se hace en el Palacio de la Música de Barcelona. «Y además nos responsabilizan de incumplimientos que en su mayoría derivan del acuerdo que firmaron con Rodríguez Zapatero, a cambio de que éste último consiguiese tregua parlamentaria. Un pacto que era en su esencia imposible de cumplir», precisan.

Montoro recordó a Mas que los Estatutos de «segunda generación», el de Cataluña y el de otras comunidades autónomas, contienen cláusulas de inversión que no se han podido cumplir porque no hay dinero. «Y, además, Cataluña no va a salir de esta crisis con más inversión pública, y quien crea lo contrario se equivoca», sentenció el ministro.

Hacienda responderá capítulo por capítulo a las quejas de la Generalitat, y desde Madrid se insta a Mas a centrarse en fomentar el crecimiento de Cataluña en lugar de crear más problemas a sus ciudadanos. El Gobierno negó ayer que vaya a dejar sin cobrar a ningún proveedor de la Generalitat. «Estamos financiando aquello que Cataluña no puede financiar, tanto con el FLA y el plan de pago a proveedores como con el plan de morosidad», detalló el titular de la cartera de Hacienda.

Montoro también instó a los demás presidentes autonómicos a afrontar con serenidad y sentido común el debate de la financiación autonómica. Ayer, en TVE, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, reclamó al ministro que publique las balanzas fiscales «sin cocinar». Ignacio González denunció que Cataluña trata de justificar la «ruptura» de la soberanía nacional con un falso problema «económico», extremo en el que los madrileños tienen «criterios» para sentirse «más perjudicados que nadie», informa Efe.

González ha hecho estas declaraciones en la Asamblea de Madrid, donde asiste a la comparecencia de los ex presidentes regionales en la comisión que estudia la reforma de la ley electoral.