El Karst, un antiguo poblamiento

Hallazgos arqueológicos en la Utrera

La cueva que ya no existe: La cueva de la Figura fue catalogada en la década de los 70, topografiada y explorada por Romo Villalba y varios compañeros suyos.
La cueva que ya no existe: La cueva de la Figura fue catalogada en la década de los 70, topografiada y explorada por Romo Villalba y varios compañeros suyos.

Todas las exploraciones y prospecciones espeleológicas han puesto en evidencia la localización de importantísimos yacimientos que demuestran la utilización del Karst de la Utrera como poblamiento.

Desde que en 1975 se descubriera la cueva del Gran Duque hasta la actualidad, en la que se localiza un nuevo yacimiento arqueológico subterráneo en una cavidad del Karst, que se encuentra actualmente en estudio y que puede revolucionar los datos históricos y arqueológicos de esta zona, es innegable la importancia histórica del Karst.

Es importante destacar los indicios de aprovechamiento del entorno del Karst de la Utrera desde el Paleolítico medio, posiblemente asociados a poblamientos de neandertales.

Por otro lado, es importante indicar que durante la Prehistoria, sobre todo en el Neolítico, se utilizan diversos cavernamientos como hábitat y como necrópolis.

Durante la Edad del Bronce, el principal yacimiento de la comarca es Villavieja, situado en la zona alta del Karst de la Utrera, donde existen evidencias de contactos con los primeros marineros fenicios. En Época Púnica se construyeron las importantes murallas en el sitio.

En época romana podemos encontrar restos que indican la explotación agropecuaria de la zona, que se convierte en un refugio de altura en época medieva lislamica, en momentos de la revuelta de Omar Ben Hafsun. Sobre los siglos XIV y XV, el río Manilva se aprovecha para explotaciones agrícolas, y existen alquerías con cementerios en la zona. De esta época sería la construcción conservada hoy día en los Baños de la Hedionda, manantial de aguas sulfurosas.

La cueva del Gran Duque se encuentra recogida actualmente en el Inventario de Patrimonio Histórico del Término Municipal de Casares, elaborado en 1994 para su inclusión en las Normas Subsidiarias de Ordenación del Territorio, con el número 0038, sujeta a protección de tipo A, es decir, «protección integral», estando prohibida por la legislación vigente cualquier operación de desarrollo, incluidas la edificación y urbanización. En el Listado de Yacimientos Arqueológicos de Andalucía que obra en la Delegación Provincial de Málaga, figura con el número de código 29/041/0055.

Resulta indudable que los valores arqueológicos que atesora la cueva del Gran Duque en su interior constituyen un yacimiento de primer orden en el conocimiento de la Prehistoria malagueña. Los resultados presentados públicamente han evidenciado una amplia secuencia cultural que, como mínimo, abarcaba toda la secuencia de las fases cerámicas de la Prehistoria reciente, con una mayor incidencia en las etapas correspondientes con el Neolítico pleno y terminal y con las más tempranas del Calcolítico. La espectacularidad de los ajuares cerámicos, líticos y óseos queda sobradamente reflejada, desvelando la típica conjunción de usos de los espacios kársticos malagueños, en los que alternan los hábitats con el uso funerario y simbólico de los cavernamientos.

La cueva que ya no existe

La cueva de la Figura fue catalogada en la década de los 70, topografiada y explorada por Romo Villalba y varios compañeros suyos. Eligieron el nombre porque la Sección Espeleológica Marbellí localizó en ella una figura tallada en hueso. Sin embargo, las extracciones no parecen entender de arqueología y la cueva ha sucumbido a los trabajos de la cantera. En la actualidad, la cavidad ya no existe.