Política

El “no” a la independencia ganaría por 17 puntos en el País Vasco si hubiese un referéndum

El “no” alcanza el 48%, tras un significativo avance semestral de +9 puntos, mientras que el “sí” se mantiene por debajo de un tercio de la sociedad vasca (31%)

Los últimos datos del Euskobarómetro que se han dado a conocer hoy muestran una vez más la división crónica entre nacionalistas (46%) y no nacionalistas (50%) en la sociedad vasca. Así, las diferencias entre ambos grupos se vuelven a ajustar (4 puntos), cambiando la tendencia de los dos últimos semestres, con un retroceso semestral de -4 puntos de los no nacionalistas y un avance correlativo de los primeros.

Publicidad

Por provincias, el sentimiento no nacionalista es mayoritario en Alava y Vizcaya (52%), mientras que el nacionalista lo es en Guipúzcoa (49%). Por electorados, la definición no nacionalista oscila entre el mínimo del 63% de los abstencionistas y el 100% de los votantes del PP, en tanto que el sentimiento nacionalista solo es mayoritario entre el 74% del electorado del PNV y el máximo del 79% de EHB, si bien con cruces minoritarios en ambos sentidos.

Con un ligero avance semestral (+4 puntos), una mayoría de dos de cada tres vascos (66%) mantienen la compatibilidad de identidades vasca y española, con un predominio de la dualidad equilibrada vasco-española (38%), a la que se añade el ya conocido sesgo del sentimiento vasquista (25%), muy superior, en todo caso, al españolista (3%).

Por otra parte, el españolismo extremo se mantiene en un reducido 4%, mientras que el exclusivismo vasquista sigue siendo la identidad expresada por algo más de uno de cada cuatro vascos (26% y un retroceso semestral de -4 puntos).

Publicidad

La compatibilidad de identidades de los que se sienten vascos y españoles oscila entre el 25% de los votantes de EHB y el 100% de VOX (pasando por el 69% del PNV, el 72% del PP, el 76 % de C’s, el 78% de EP, el 82% del PSE-EE y el 70% de los abstencionistas), si bien con acento claramente vasquista entre los nacionalistas y más equilibrado entre los autonomistas. El exclusivismo de los que se sienten solo vascos sigue predominando en el electorado de EHB (73%) y es importante entre los votantes del PNV (28%). En tanto que el sentimiento español destaca entre socialistas, C’s y, sobre todo, populares (28%).

Publicidad

En cuanto a la forma de organización territorial del Estado, los vascos siguen divididos entre autonomismo, federalismo e independentismo. La gran mayoría de los vascos siguen oscilando entre la actual fórmula autonómica (37%) y un posible escenario federal (34%), que es la opción que más avanza en el último semestre (+6 puntos). El actual modelo autonómico sigue siendo la opción mayoritaria del electorado popular (86%), abstencionistas (52%), socialistas (51%) y, en menor medida, el PNV (38%) y, en general, de los no nacionalistas (45%).

El desarrollo del autogobierno según una fórmula federal, por su parte, lo es de los votantes de EP (55%) y, en menor medida, entre los votantes del PNV (41%), socialistas (39%), EHB (23%) y los abstencionistas (23%), al tiempo que concita un apoyo similar entre nacionalistas y no nacionalistas (en torno a un tercio). En todo caso, ambas fórmulas integracionistas siguen sumando una clara mayoría (71%) de casi tres de cada cuatro vascos.

Frente a estas fórmulas descentralizadoras e integracionistas, el independentismo de las fórmulas autodeterminista o confederal vuelve a situarse en torno a una cuarta parte de los vascos (22%), con un retroceso semestral de -3 puntos, y obtiene un apoyo mayoritario entre los votantes de EHB (67%) e importante entre los nacionalistas (35%), en general, aunque es minoritaria entre los votantes del PNV (17%) y EP (22%). En el otro extremo, el centralismo se mantiene sin pasar del apoyo del 4% de los vascos, como expresión testimonial o de rechazo y aglutinando, sobre todo, a una parte minoritaria de los votantes de VOX, C’s, populares y socialistas.

Una mayoría cualificada de más de cuatro quintas partes de la ciudadanía vasca (83%) sigue mostrándose, relativamente, satisfecha con el Estatuto, mientras que los insatisfechos se reducen a poco más de uno de cada diez (12%), con un claro reforzamiento de los primeros (+7 puntos) y retroceso correlativo de los segundos (-4 puntos) en el último semestre. Con todo, los satisfechos siguen divididos entre la satisfacción con reservas minoritaria (36%) y la plena satisfacción mayoritaria (47%), con un claro avance semestral de estos últimos (+9 puntos) en detrimento de los primeros (-2 puntos). Si los nacionalistas se apuntan preferentemente al criticismo (42%), los no nacionalistas lo hacen por la plena satisfacción (57%). El electorado más decantado por el criticismo es el de EP (46%) y, en menor medida, los votantes de EHB (44%), el PSE-EE (37%), los abstencionistas (35%) y el

PNV (33%), en tanto que el más insatisfecho es el de EHB (37%) y los más satisfechos son populares (90%), C’s (75%), socialistas (57%), populares (65,8%), PNV (56%), VOX

Publicidad

(50%), abstencionistas (50%) y, en menor medida, EP (37%).

Sobre las posibles alternativas al actual estatus de autogobierno, alrededor de uno de cada cinco sigue sin querer cambios (22%), casi el doble se conforma con que se completen las transferencias (35%) y algo menor la de los que optan por la reforma y la ampliación del autogobierno (26%), mientras que siguen siendo muy minoritarios (11%) los que se decantan con claridad por una posición de ruptura soberanista, sin cambios semestrales significativos. Las dos primeras opciones cuentan con un amplio consenso y aglutinan la mayoría de las preferencias de populares (90%), C’s (81%), VOX (75%), socialistas (71%), peneuvistas (66%), abstencionistas (60%) y, en menor medida, EP (43%) y, en general, los no nacionalistas (65%), pero también una mayoría ajustada de nacionalistas (50%). Por otro lado, EHB vuelve a dividirse entre la opción soberanista (41%) y la ampliación del autogobierno (33%), que aglutinan, conjuntamente, a casi la otra mitad de los

nacionalistas (47%). Entre ambas posiciones, la reforma que busque la ampliación del autogobierno (apoyada por el 26%) solo obtiene apoyos minoritarios en los electorados de EP (39%), EHB (33%), PSE-EE (24%) y PNV (23%).

Más allá de cuál sea la fórmula política del autogobierno vasco, una mayoría de dos tercios de la sociedad vasca (el 67%) dicen tener pocos (29%) o ningún (38%) deseo de independencia (con un avance semestral de +6 puntos), sobre todo entre los no nacionalistas (84%) y los votantes de los partidos autonomistas (más de nueve de cada diez), pero también para la mayoría de los nacionalistas (50%) y los votantes del PNV (70%), de EP (75%) y de los abstencionistas (70%). Frente a esta mayoría, algo más de una cuarta parte de la ciudadanía vasca (27%), siguen manifestando tener deseos grandes de independencia, con una gran estabilidad interanual. Así es como se expresa la gran mayoría de los votantes de EHB (76%) y casi la mitad de los nacionalistas (47%), en general, y en menor medida del PNV (26%).

En la hipótesis de una Euskadi independiente, las expectativas de la sociedad vasca sobre la evolución de las condiciones de vida se muestran muy divididas: por un lado, los que piensan que se viviría mejor (23%) y, por otro, los que opinan todo lo contrario y creen que iríamos a peor (40%), retrocediendo los primeros -2 puntos en el último semestre y avanzando +7 puntos los segundos. Entre ambas opciones, otra tercera parte creen que las cosas no cambiarían (17%) o no sabe exactamente por qué decantarse (20%). Los más optimistas vuelven a ser los votantes de EHB (64%) y los nacionalistas (38%), en general. Por su parte, los más pesimistas son populares (100%), VOX (100%), C’s (88%), socialistas (69%) y los no nacionalistas (57%), en general, pero también abstencionistas (40%), el PNV (37%) y, en menor medida, EP (35%).

Preguntados los participantes en la encuesta sobre qué harían en caso de que mañana se celebrase un referéndum de independencia en el País Vasco, reflejando una gran división de opciones, al tiempo que una significativa evolución de las mismas. El NO, más movilizado que hace seis meses, alcanza el 48%, tras un significativo avance semestral de +9 puntos, mientras que el SI, mucho más decantado de salida, se mantiene por debajo de un tercio de la sociedad vasca (31%), con lo que el empate técnico de hace cinco años se ha convertido en una diferencia de 17 puntos a favor del no. Además, un 11% dice que se abstendría y otro 10% no muestra preferencia alguna en este momento. Nacionalistas o no se muestran, claramente, definidos a favor (52%) y en contra (69%), respectivamente, al igual que lo hacen sus electorados (el 86% de EHB y, en menor medida, el 31% de EP y el 29% del PNV a favor del sí y entre el 45% del PNV y el 100% de las opciones del centro-derecha por el no, pasando por el 46% de los abstencionistas, el 48% de EP y el 83% del PSE-EE)ll.