El Parlament no se pone de acuerdo en cómo pedir al Gobierno hacer la consulta

La Razón
La RazónLa Razón

El gobierno catalán da por hecho que habrá acuerdo antes de fin de año sobre la consulta, por lo que ha restado importancia a que los grupos hayan aplazado la votación en el Parlament de la petición de traspaso de competencias para convocar un referendo soberanista.

"Lo importante es que habrá un acuerdo a final de año", de forma que "no le daremos esta satisfacción al Estado español", que "deberá responder no con ironía -a la reivindicación catalana- sino de una forma responsable, lo que no ha hecho hasta ahora", ha afirmado Homs en la conferencia de prensa posterior a la reunión del gobierno catalán.

La falta de acuerdo entre todos los grupos del Parlament favorables al derecho a decidir ha motivado hoy que se aplace la votación en la cámara sobre la "vía"para pedir al Estado -en virtud del artículo 150.2 de la Constitución- el traspaso de la competencia para convocar el referendo soberanista de Cataluña, que estaba prevista para el pleno del próximo 4 de diciembre.

En la junta de portavoces del Parlament de hoy, CiU, ERC y la CUP han defendido presentar en primer lugar al Congreso una Proposición No de Ley (PNL) desde los respectivos grupos en la cámara baja, porque la tramitación es más rápida, mientras ICV-EUiA ha apostado por la vía de tramitar una Proposición de Ley que el Parlament llevaría a la cámara estatal.

Esta falta de acuerdo sobre la "vía"impedirá que en el pleno de la semana próxima, previsto para el 4 de diciembre, se vote una propuesta de resolución unitaria de los grupos favorables a la consulta, y que esta cuestión se posponga hasta el siguiente pleno, que en principio tendría lugar el 18 de diciembre.

Según han indicado esta mañana fuentes del grupo de ERC, el retraso que sufrirá la votación en el Parlament para aprobar la forma en que se solicita el traspaso de la competencia provocará que "se junte"con la determinación de la fecha y la pregunta de la consulta, que tienen que ser acordadas antes de final de año por mandato expreso de la cámara legislativa catalana.

Para Homs, el orden de votación de los parámetros de la consulta -vía de celebración, pregunta y fecha- es "secundario"mientras los partidos políticos y el ejecutivo catalán lleguen a un acuerdo antes de final de año, que es el compromiso del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el mandato del Parlament.

Además, Homs ha puesto de relieve que CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP -el PSC, favorable a una consulta acordada, se apeó de este trámite por falta de un pacto previo entre los gobiernos español y catalán- están de acuerdo en reclamar el uso del artículo de 150.2 de la Constitución, por el que se pueden traspasar competencias estatales a las comunidades autónomas

El portavoz del Govern ha pronosticado que habrán en las próximas semanas "vaivenes"y "tensiones"pero ha remarcado: "Lo que cuenta es como terminemos el año, lo que podamos acordar y estoy convencido de que habrá un acuerdo".

En alusión a las declaraciones de la semana pasada de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en las que ponía de relieve los continuos "cambios de parecer y distintas opiniones"en Cataluña entre los partidos favorables a la consulta, Homs ha señalado que, cuando haya acuerdo, el Ejecutivo central deberá responder a la demanda de forma "responsable"y no con "ironía fina".

Cuando se cumple un año de las últimas elecciones catalanas (25 noviembre del 2012), Homs ha señalado que el Govern no puede hablar de "triunfalismos"pero que, pese a la crisis, "progresa adecuadamente", entre algunos indicadores que apuntan a mejoras económicas de cara al futuro.