Política

El PP conquista el 25% del voto de Vox, por Lorente Ferrer

En la encuesta de NC Report para LA RAZÓN se confirma el reajuste en el seno del centro derecha iniciado tras el 28-A. La importante recuperación del PP un mes después, el 26-M, continúa. La mejora de los populares se basa fundamentalmente en la vuelta de 606.000 votos de Cs y de 692.000 votos de Vox. En total 1,3 millones de votos que en el plazo de tres meses han regresado al PP. Estos votos reconquistados por el PP representan el 14,6% de los votantes naranjas del 28-A y el 25,7% de los de Abascal.

Publicidad

Esta concentración del voto en el PP aporta hasta una docena de escaños extras al bloque del centro derecha. Aunque es el PP el que crece en escaños, mientras que Cs y Vox pierden representación.

El centro derecha debe poner solución a la fragmentación, que pasará a largo plazo por la unificación, pero que la amenaza de un adelanto electoral para el 10-N obligará a tomar medidas de colaboración con Cs en forma de coalición electoral a la navarra en aquellas circunscripciones provinciales en donde el centro derecha ganaría escaños de concurrir conjuntamente. Con respecto a Vox, cada vez más debilitado, y tras los resultados del 28-A, debería directamente no presentar candidatura en las provincias en las que no obtuvo representación el 28-A.

Con estas dos medidas el bloque del centro derecha tendría opciones de superar en diputados y senadores a la suma del PSOE y Unidas Podemos. Una estrategia de labor pedagógica ante todo el electorado del centro derecha, explicando de modo sencillo y ameno, lo pernicioso que puede ser volver a repetir el error de tres candidaturas en todas las provincias, haría ejercer el voto útil del centro derecha.

Del mismo modo en el bloque de la izquierda se detecta el primer retroceso desde el 28-A, del PSOE y la primera subida de Unidas Podemos. Aunque la corrección es mínima desde el punto de vista cuantitativo, sí es significativo el punto de inflexión que se produce tras la fallida investidura de Sánchez en julio. De hecho, la subida del PP, combinada con la ley D´Hondt, que recordemos se aplica individualmente a cada una de las 50 provincias españolas, podría rebajar ahora mismo, a la conjunción PSOE y UP, de 165 en 157 escaños. Pero aún serían menos escaños si Errejón da su salto a la política nacional, fragmentando a la izquierda y reduciendo en votos y escaños al PSOE y a UP.

Publicidad

Entre las izquierdas se contiene el trasvase de votantes desde UP al PSOE, que es ahora de 312.000 votos con relación al 28-A. Cuando en esa fecha 1,3 millones de votantes de los de Iglesias decidieron abandonar a los morados y unirse a los de Sánchez. No obstante sigue siendo la principal fuente de ingreso de votantes del PSOE. Además de la contención en la fuga de votos de UP hacia el PSOE, se registra, de momento tímidamente, un movimiento en sentido opuesto; 69.000 votantes del PSOE se pasarían ahora a UP. Otro problema que presenta el PSOE, aún más grave, es que 485.000 de sus votantes el 28-A se abstendría ahora. Es el partido que más votos aporta a la abstención. Recordemos que tras los 1,3 millones de votos que recibió de UP en las elecciones de abril, el segundo aporte de votos que permitió al PSOE quedar como primera fuerza, fue la llegada de un millón de votos procedentes de la abstención. Privado del principal atractivo electoral para movilizar la izquierda que supuso agitar el miedo a Vox, el PSOE debe buscar una nueva estrategia para mejorar su resultado el 10-N, y pasa por poner contra las cuerdas a UP y sustraerle los votos necesarios.