El Rey, a los españoles en Líbano: «Proyectáis la mejor imagen de España»

Don Felipe se reúne en Beirut con la colonia española y mañana viajará a Marjayún para saludar a los militares que participan en la misión de la ONU.

Felipe VI durante la recepción ofrecida hoy en la Residencia de la Embajada de España del Líbano a la colectividad española en el país.
Felipe VI durante la recepción ofrecida hoy en la Residencia de la Embajada de España del Líbano a la colectividad española en el país.

Felipe VI no ha querido cerrar su primer año de reinado sin hacer una visita a los militares desplegados en el exterior. Así que, diez meses después de su proclamación, el Rey ha decidido viajar hasta Líbano, donde 579 cascos azules españoles participan en la misión de Naciones Unidas (UNIFIL). Esta tan esperada visita –desde marzo de 2012 ningún miembro de la Casa Real ha visitado a las tropas en el exterior– no tendrá lugar hasta hoy por la mañana, pero el Monarca ha aprovechado este viaje para reunirse también con los españoles residentes en el país y con una serie de autoridades libanesas.

Fue a primera hora de la tarde de ayer cuando Don Felipe, a quien acompañan el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), almirante general Fernando García Sánchez, aterrizó en Beirut. Tras un breve encuentro con el viceprimer ministro y ministro de Defensa libanés, Samir Mokbel, se trasladó a la residencia de la Embajada de España, donde recibió a una representación de la colonia española. A ellos quiso recalcarles que «la sociedad libanesa tiene en vosotros a los mejores promotores de nuestros valores y de nuestra cultura», haciendo hincapié en que «ayudáis a proyectar al mundo la mejor imagen y la mejor realidad de España».

Su discurso incluyó unas palabras de apoyo y agradecimiento a las tropas españolas desplegadas en Líbano, y un especial recuerdo al cabo Soria: «Él nos recuerda la abnegación, el sentido del deber y el compromiso de tantos miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad españolas que han dado su vida en misiones de paz». De ellos, dijo, «nos sentimos profundamente orgullosos» y del «trabajo que realizan en su lucha por el mantenimiento de la paz y la estabilidad en el sur de Líbano». En este punto dejó claro que «el compromiso de España con este objetivo es firme y decidido y continuaremos apoyando a las Fuerzas Armadas libanesas» en esta misión.

Fue un encuentro breve, de apenas una hora, pero el Rey no pasó la oportunidad de saludar a este colectivo de españoles. Con ellos, Don Felipe charló durante unos minutos y no tuvo problema en fotografiarse con los que se lo pedían. Desde allí se dirigió inmediatamente al palacio del primer ministro, con quien mantuvo un encuentro.

Pero será hoy cuando tendrá lugar el plato fuerte de este viaje de Don Felipe: su primera visita como Rey a una misión en la que participan los militares españoles. Y la de Líbano es, quizás, la más simbólica de todas en las que participan las Fuerzas Armadas, pues fue aquí donde hace poco más de dos meses perdía la vida el cabo Francisco Javier Soria Toledo al ser alcanzado por una granada israelí durante un intercambio de fuego entre el Ejército de este país y las milicias de Hizbulá. Se trata del fallecido número 170 en operaciones en el exterior y el 13º en Líbano.

Hacía tres años que ningún miembro de la Casa Real se desplazaba hasta una misión, por lo que cada vez se especulaba con más fuerza sobre una visita del nuevo capitán general antes de que se cumpliese su primer año de reinado. El último en saludar en persona a los militares desplegados fue Don Juan Carlos, en marzo de 2012 en Bosnia, aunque unos días antes el entonces Príncipe hacía lo propio en Yibuti. En cuanto a Líbano, la última visita de Don Felipe fue en 2008, mientras que su padre se desplazó allí en 2010.

En la actualidad, España tiene desplegados unos 579 efectivos en Líbano, la gran mayoría en la Base Miguel de Cervantes de Marjayún, situada en el sector este, de responsabilidad española. El grueso de este contingente lo aporta la Brigada Mecanizada «Guzmán el Bueno» X (Córdoba), aunque también hay efectivos del Regimiento de Caballería de Reconocimiento «Farnesio» 12 (Valladolid). La misión de los cascos azules españoles es la de patrullar la delicada y tensa «Línea azul», que separa Líbano e Israel desde 2000. Los efectivos españoles se encuentran desplegados en el citado acuartelamiento del sector este y dan seguridad a la frontera con Israel desde los tres puestos avanzados bajo su responsabilidad: el 9–66, el 9–64 y el 4–28, en el que se encontraba el cabo Soria. Nuestro país participa en esta misión desde 2006. Por ella han pasado más de 20.000 efectivos.