Política

El Rey defiende la unidad ante el president

Desde que Zarzuela anunciara que Felipe VI recibiría a todos los presidentes autonómicos tras ser proclamado Rey, una explicación ha estado continuamente sobre la mesa: el orden de recibimiento no es determinante ni preferente sobre unos u otros, sino que se ha establecido según se han podido compaginar todas las agendas.

Publicidad

Desde que Zarzuela anunciara que Felipe VI recibiría a todos los presidentes autonómicos tras ser proclamado Rey, una explicación ha estado continuamente sobre la mesa: el orden de recibimiento no es determinante ni preferente sobre unos u otros, sino que se ha establecido según se han podido compaginar todas las agendas.

Sin embargo, al presidente de la Generalitat, Artur Mas, no le ha podido salir mejor la jugada en cuanto a su plan independentista. Hoy, después de que esta semana haya presentado la lista unitaria con la que se presentará a las elecciones del 27 de septiembre, el Rey, o lo que es lo mismo, la máxima representación de los españoles, se reúne con él en su despacho del palacio de La Zarzuela.

Desde el equipo de prensa del gobierno de la Generalitat ya se han encargado de promocionar esta cita institucional y anunciar que Mas le presentará al Don Felipe su hoja de ruta: al sucumbir Junqueras a aceptar una lista unitaria con Mas para el 27-S a cambio de acortar los plazos hacia la independencia, el objetivo actual es que si en un inicio la ofensiva soberanista planeaba la ruptura con España en 18 meses, ahora el plazo máximo será de ocho. Y que el líder de la Generalitat le presentará su proyecto al Jefe de Estado es un hecho, no hay más que remontarse a la medio sonrisa que esbozó en su cara el pasado 30 de mayo, cuando se produjo la pitada al himno nacional en el Camp Nou en la Copa del Rey que se disputó entre el Barcelona y el Athletic Club Bilbao.

Mas también abordará con Don Felipe la querella presentada por el Estado contra él por organizar el proceso participativo del 9 de noviembre.

Publicidad

Desde la proclamación de Don Felipe, Artur Mas no ha ocultado sus ganas de reunirse con él. Es más, el primer viaje que hicieron los Reyes a Cataluña fue con motivo de la entrega de los premios príncipe de Gerona, el 26 de junio del pasado año, y el político catalán aseguró, a raíz de una información publicada por LA RAZÓN publicando su interés por mantener una audiencia, que no la había pedido oficialmente para no ponerle en un «compromiso». Según eso, ahora no lo sentiría.

Publicidad

Funciones limitadas

Ante la pregunta de cuál será la respuesta del Rey en ese encuentro, desde Zarzuela no se manifiestan. Consideran que, si nunca han hablado del contenido de ninguna de las audiencias que ha mantenido Don Felipe, siendo Príncipe de Asturias o Rey, tampoco lo van a hacer ahora. Sin embargo, es evidente cuál es la postura que defenderá siendo, según marca la Constitución, el «símbolo de la unidad y la permanencia de España». Como tal, las funciones del Monarca están limitadas en el sentido de que no puede ejercer un poder ejecutivo, ya que le corresponde al Gobierno, pero la Carta Magna sí le reconoce la capacidad de moderar y arbitrar el funcionamiento del Estado.

No hay más que regresar al 25 de junio, un año después de aquella primera visita como Reyes a Gerona por la entrega de los premios que desde este año tienen el nombre de Princesa de Gerona. El Rey, en presencia de Artur Más y del alcalde de CiU, instó a «la unidad» del país y a reivindicar los «logros colectivos de los catalanes y de toda España». Y no sólo eso, sino que prometió cumplir con «su deber» de «recordarlo siempre», para construir una sociedad mejor para cada hombre y mujer».

Apelando al discurso que pronunció durante su proclamación, el Jefe de Estado abogó por «una España que decidió hace muchos años sumar y no restar, sino unir». Conceptos que le trasladará hoy al líder de la Generalitat. Quien, independientemente de la postura de Don Felipe, tendrá muy difícil poder desarrollar su proyecto soberanista con éxito, ya que se encontrará con el rechazo del Gobierno y del Tribunal Constitucional.

Al igual que sucedió cuando Artur Mas se reunió con Don Juan Carlos en Zarzuela en enero de 2913, éste hablará del contenido de la reunión al término de ésta, aquella vez ocurrió una vez llegó a Cataluña. Por el contrario, desde la Casa del Rey no se comunicará a los medios de comunicación.