El Rey pedirá consenso a los políticos por la estabilidad de España

Felipe VI grabó ayer el discurso de Navidad, que se terminó el lunes tras el resultado de las elecciones. El Monarca pedirá un espíritu de concordia entre los partidos en el que se priorice la estabilidad del país

El Jefe de Estado se dirige a los españoles en su mensaje de Nochebuena el año pasado
El Jefe de Estado se dirige a los españoles en su mensaje de Nochebuena el año pasado

Felipe VI grabó ayer el discurso de Navidad, que se terminó de redactar el lunes tras el resultado de las elecciones

«Disfrutamos una estabilidad política como nunca antes en nuestra historia». Felipe VI ni se hubiera imaginado mientras pronunciaba esta frase, en su primer discurso de Navidad, que un año más tarde sería pura ironía. El Rey se enfrenta, apenas un año y medio tras su proclamación, al periodo político más convulso desde que su padre encabezara la Transición hace 40 años. Si antes las elecciones dejaban un escenario rojo o azul, ahora es multicolor con un trajín de futuros pactos que podrían llevar incluso a la celebración de unas nuevas elecciones. Por tanto, el Jefe de Estado centrará su mensaje a los españoles en la unidad y el consenso político siempre enfocado en la defensa de los intereses generales y la estabilidad del país.

Don Felipe grabó el discurso a lo largo de la tarde de ayer, en una de las salas del Palacio de la Zarzuela. El año pasado se rompió con la tradición de Don Juan Carlos de dirigirse a los españoles en su despacho de trabajo, y se hizo en una sala del Palacio desde la que se buscó transmitir cercanía y un ambiente muy familiar con imágenes del Rey junto a la Reina y sus hijas.

La redacción del mensaje ha estado condicionada al resultado de los comicios del pasado domingo, por lo que Don Felipe y su equipo, encabezado por el Jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, lo redactaron el lunes, a diferencia de otros años en los que los últimos días se matizan detalles. Según ha podido saber este periódico, el mismo domingo por la noche el Jefe de Estado y el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, mantuvieron una conversación telefónica para analizar los resultados –hasta que se forme nuevo Gobierno, seguirán despachando semanalmente–.

Si el discurso de Navidad es el mensaje del Rey más esperado del año, esta vez lo será aún más dado el incierto futuro político, y Don Felipe es consciente de que éste genera una gran sensación de incertidumbre e inestabilidad entre los españoles. Como su máximo representante, buscará lanzar un mensaje tranquilizador, pero también llamará a las conciencias de los políticos para que actúen con sentido de Estado y no en función de sus intereses particulares. Un toque de atención muy delicado, ya que la Constitución impide al Rey tener color político y le exige neutralidad. Este año, además de los grupos independentistas y minoritarios, confluyen cuatro partidos fuertes: Partido Popular, PSOE, Podemos y Ciudadanos, y sus líderes analizarán con lupa las palabras del Monarca. Hay que tener en cuenta, además, que a partir del 13 de enero, una vez se hayan constituido las Cortes, el Jefe de Estado iniciará una ronda de contactos con todos los representantes de las formaciones que tengan representación parlamentaria, en las que, dentro de su papel de árbitro y moderador del funcionamiento de las instituciones, buscará que haya consenso entre ellas y que se sellen pactos que favorezcan la estabilidad del país. En estas reuniones es fundamental que reine un clima calmado y de confianza, por lo que las palabras que se escucharán esta Nochebuena a las 9:00 horas se han redactado sin que se salgan ni un milímetro de su objetivo.

El mensaje de Don Felipe supone el pistoletazo de salida hacia una etapa insólita en las últimas décadas, en la que tendrá que demostrar el tallaje que se le supone tras años de preparación y que llevará a cabo en un plano absolutamente discrecional, sin que desde la Casa del Rey trascienda el contenido de las audiencias. Tras estos encuentros nombrará a un candidato para que forme Gobierno: si éste no consigue la mayoría de la Cámara Baja se iniciará otra vuelta para que pueda gobernar en minoría simple, y si no, Don Felipe tendrá que nombrar otro candidato. Así, podría darse una situación tan llamativa como que el candidato en uno de los casos sea el líder socialista, Pedro Sánchez, y que éste salga investido con el apoyo de Podemos, entre otras formaciones, partido que ha rascado gran cantidad de votos a formaciones independentistas tras su promesa de convocar un referéndum en Cataluña que plantearía la ruptura de la Comunidad con España. Fuentes cercanas a Zarzuela informaron a este periódico de que el Monarca no ha dado ni dará ningún paso hasta que se constituyan las Cortes: cualquier movimiento en falso puede condicionar el proceso, que de no resolverse con éxito colocaría al Rey en la tesitura de disolver el Parlamento y convocar elecciones de nuevo.

La cadena vasca no lo emitirá

El discurso de Nochebuena del Rey será emitido por la televisión autonómica catalana y no por la vasca. EiTB ha continuado en la línea habitual de no emitir en ningún canal el mensaje del Monarca, postura que varió mientras el lendakari fue el socialista Patxi López. La autonómica catalana, sí. Lo hará la autonómica catalana TV3, que no retransmitió en 2013 por una huelga convocada por los sindicatos de la corporación. De las nacionales, la novedad es que Cuatro no lo dará.