El Rey reduce su agenda un 60% desde el 20-D por la inestabilidad

Don Felipe ha realizado 10 actos sin contar audiencias, ha cancelado dos viajes y tiene tres en el aire: Portugal, Puerto Rico y Japón

Don Felipe y doña Letizia reciben a los Reyes de Jordania en el aeropuerto de Madrid
Don Felipe y doña Letizia reciben a los Reyes de Jordania en el aeropuerto de Madrid

Don Felipe ha realizado 10 actos sin contar audiencias, ha cancelado dos viajes y tiene tres en el aire: Portugal, Puerto Rico y Japón

El Rey ha recibido este mediodía en el Palacio de la Zarzuela al presidente del Congreso, Patxi López, con quien analizará los pasos a seguir para formar Gobierno, después de que el socialista Pedro Sánchez fracasara la semana pasada en su intento de ser elegido jefe del Ejecutivo en dos votaciones parlamentarias.

Felipe VI y López estudiarán una situación inédita en la democracia española, porque nunca había fracasado la investidura de un candidato a presidente en la segunda votación en el Congreso.

Un mes antes de que se celebrasen las elecciones generales ya se palpaba cautela en Zarzuela respecto a los viajes que los Reyes tenían en agenda, como el de Arabia Saudí. Desde el entorno de la Casa se pedía prudencia a la hora de informar sobre ellos ante la incertidumbre respecto al resultado electoral. Y así ha sido. La inestabilidad política, con un gobierno en funciones, ha conllevado que se cancelen dos viajes y, actualmente, haya tres en el aire.

Desde el 20-D hasta la fecha de ayer, el Jefe del Estado ha realizado apenas 10 actos oficiales, el mismo número en dos meses que llevó a cabo en diciembre, 16 en noviembre, sin incluir las audiencias en el Palacio de La Zarzuela. Y sólo dos discursos institucionales desde el mensaje de Navidad, el de la Pascua militar, en el que no hizo referencia a la actual situación política, ciñéndose a la esencia del acto, y el del Congreso Oficial de la Telefonía móvil en Barcelona, en el que sí aprovechó la ocasión para defender la unidad de España, eligiendo significativamente para ello el idioma catalán, y no el castellano. Como si desde el discurso de Navidad, tras hacer una llamada a la clase política para pedirle espíritu de consenso y búsqueda del bien común por encima de los intereses particulares, el Monarca hubiese pasado a un segundo plano mientras observa desde su despacho del Palacio de la Zarzuela este «vodevil» político en el que España se ha sumergido.

Independientemente de que el Jefe del Estado y el equipo de la Casa del Rey esté, como es lógico, centrado en la actual situación política, esta reducida puesta en escena tiene también su explicación: si cada movimiento de Don Felipe es mirado con lupa, ahora con más motivo. Durante casi 40 años de reinado, a su padre Don Juan Carlos se le exigió constitucionalmente neutralidad política con dos partidos fuertes, pero en estos momentos, Don Felipe es la máxima representación de un país con un gobierno en funciones, cuatro fuerzas políticas protagonistas peleando por llegar a La Moncloa y partidos minoritarios y nacionalistas en alerta por si su apoyo es útil para que alguno de los grandes gobierne y poder formar parte del Ejecutivo. Por este motivo, la Casa del Rey cuida mucho que el Monarca no dé ningún paso en falso.

Hoy se reunirá con el presidente de la Cámara Baja, Patxi López, en el Palacio de la Zarzuela, un encuentro que protocolariamente se justifica con que López le informará de forma oficial acerca del resultado de la fallida investidura de Sánchez, pero, obviamente, en la reunión a puerta cerrada se tratará la hoja de ruta a seguir en este plazo de dos meses en el que los partidos abrirán un nuevo proceso de pactos para intentar formar gobierno. Don Felipe tendría entonces que convocar otra ronda de consultas, la tercera desde el resultado electoral del 20 de diciembre.

Este compromiso con la situación política ha supuesto la cancelación del viaje que los Reyes tenían previsto a Arabia Saudí, y, el más importante: la visita de Estado a Reino Unido, la primera en 30 años, y que estaba programada para el 8 de marzo. Con la semana que se avecina, probablemente hubiera sido un desacierto realizarlo. Por este motivo se pensó inicialmente que Don Juan Carlos representara a España en la toma de posesión del nuevo presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, este miércoles. Al no ir, Zarzuela aún no descarta, ni tampoco confirma, que los Reyes acudan finalmente. Igualmente, los días 15 y 18 de este mes, el Instituto Cervantes, la RAE y Acción Cultural Española han organizado el VII Congreso Internacional de la lengua española, al que Don Felipe y Doña Letizia podrían asistir, si bien aún tampoco está confirmado. Otro de los destinos que la Casa del Rey está preparando y que Don Felipe y Doña Letizia tenían pendiente en agenda siendo aún Príncipes de Asturias son Japón y Corea.

Estas decisiones las toma el Ejecutivo en funciones, según el artículo 21 de la ley del Gobierno: «El Ejecutivo en funciones limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos», y que mantendrá previsiblemente hasta el 2 de mayo. Desde luego, el panorama político actual demuestra que todo puede suceder.