El Rey llega a Aquisgrán para entregar el premio Carlomagno

Pronunciará la “laudatio” del premiado, Antonio Guterres, secretario general de la ONU un día después de la polémica generada por el informe de Naciones Unidas sobre los líderes independentistas presos

Felipe VI en el Palacio Real donde recibió en audiencia a un grupo de grupo de coroneles y capitanes de navío
Felipe VI en el Palacio Real donde recibió en audiencia a un grupo de grupo de coroneles y capitanes de navío

Pronunciará la “laudatio” del premiado, Antonio Guterres, secretario general de la ONU un día después de la polémica generada por el informe de Naciones Unidas sobre los líderes independentistas presos.

Felipe VI se encuentra ya en la ciudad alemana de Aquisgrán, antigua capital del Imperio carolingio, para participar en la ceremonia de entrega del Premio Internacional Carlomagno. El Rey ha acudido en otras ocasiones a la entrega de este galardón, que se entrega anualmente desde 1949 a importantes personalidades del mundo de la política y gobernanza pero este año además tiene asignado en la cita un papel especial: pronunciar el discurso de presentación y loa del premiado -la llamada “laudatio”- en la Sala de Coronación del Ayuntamiento de Aquisgrán. El premiado este año es Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, y el motivo su contribución al desarrollo y a la defensa de los valores europeos.

La cita cobró especial relevancia después de que estallara una polémica diplomática precisamente entre España y la ONU a causa del informe, publicado hoy mismo en el que un grupo de trabajo de esta organización internacional calificara de “arbitraria” la prisión provisional de Oriol Junqueras y el resto de líderes independentistas. El Gobierno ha cuestionado la “independencia e imparcialidad” del informe en cuatión y ha hecho un llamamento a “mejorar los mecanismos de control internos para evitar su utilización para fines espurios”; una petición que a buen seguro el ministro de Exteriores Borrell ha trasladado al secretario general Guterres durante la cena de esta noche en Aquisgrán.

El viaje del Jefe de Estado es el primero tras la celebración de elecciones europeas y también el primero después de que Don Juan Carlos anunciara que cesará su actividad institucional el próximo domingo dos de junio. El propio Rey emérito es uno de los españoles que han recibido este premio en anteriores ediciones, concretamente en 1982, como también lo han hecho Felipe González y, Salvador de Madariaga (desde el exilio en 1973) y Javier Solana. En realidad entre los receptores de este galardón se encuentran prácticamente toda figura reseñable en la historia europea -y mundial- desde los años 50: Adenauer, Schuman, , Churchill, Monnet, Kohl, etc. El año pasado el premiado fue Emmanuel Macron y la “laudatio” la pronuncio la canciller alemana Angela Merkel.

Felipe VI ha aterrizado en un aeródromo cercano a Aquisgrán al filo de las 19:00 y se ha trasladado a la sede del Ayuntamiento donde tendrá lugar una cena previa en honor del secretario general de Naciones Unidas a partir de las 20:00. Como ya se apuntó el Rey estará acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, que ha recalado en esta ciudad centroamericana de vuelta de su viaje a Croacia. Recibieron al Monarca a su llegada a Alemania el embajador español Manuel Ricardo Martínez y la consul en Düsseldorf, Mercedes Alonso. Con motivo de la entrega del premio está previsto que estén presentes también en Aquisgrán otros dirigentes internacionales como el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker; el primer ministro portugués, Antonio Costa; su homólogo de Ucrania, Volodymyr Groysman; el jefe de Gobierno de Malta, Joseph Muscat; y la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite. Se espera igualmente la asistencia del presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer.

El monarca asistirá mañana a la entrega propiamente dicha del premio, que consiste en una placa, un pergamino y la simbólica suma de 5.000 euros. Las palabras de Felipe VI serán pronunciadas en inglés, español y también en portugués, lengua materna del premiado. El jurado ha destacado en la exposición de motivos para conceder el galardón a Guterres su labor por "revivir y consolidar la cooperación multilateral en base a los valores y objetivos de la UE y las Naciones Unidas", la equiparación entre el norte y el sur y la protección del medioambiente.