El sindicalista que plantó al juez por un viaje del Imserso

El ex delegado de UGT en Imelsa evita declarar y alega que ya tenía «los gastos pagados»

Honorio Estornell ha rechazado la oportunidad que le concedió el juez para dar sus explicaciones en el «caso Imelsa» por tener comprados los billetes de avión y de hotel para pasar en Tenerife una semana con su mujer por 364 euros
Honorio Estornell ha rechazado la oportunidad que le concedió el juez para dar sus explicaciones en el «caso Imelsa» por tener comprados los billetes de avión y de hotel para pasar en Tenerife una semana con su mujer por 364 euros

El ex delegado de UGT en Imelsa evita declarar y alega que ya tenía «los gastos pagados»

Clamó su inocencia con la mirada alta y el pecho elevado. «¡A mí el juez no me ha imputado!», negó con vehemencia el pasado mes de mayo. Con gran desparpajo llamó incluso «mentiroso» al periodista que le informó de que sí lo estaba y que su señoría le convocaría a su presencia para que diese explicaciones. «Salvo que ahora en este país sean los medios de comunicación los que imputen», atacó con sarcasmo, «a mí nadie me ha dicho nada. En cualquier caso, yo puedo explicarlo todo porque no he cometido ningún delito». El que hablaba tan seguro de sí mismo y tan irritado se llama Honorio Estornell, que hasta 2008 fue delegado sindical de la UGT en Imelsa, empresa pública dependiente de la Diputación de Valencia. A don Honorio, también se le investiga dentro del conocido «caso Taula», concretamente por haber podido «maquinar para obtener un innecesario y arbitrario enriquecimiento a costa de recursos públicos pudiendo existir un delito de malversación o de fraude en la contratación pública».

Estornell, durante aquella entrevista, trasladó la imagen de persona indignada, molesta con el hecho de que se hubiera mancillado su nombre y con la imperiosa necesidad de gritar su inocencia a los cuatro vientos, más concretamente delante del magistrado que instruye la causa. El pasado viernes el juez le dio la oportunidad de desquitarse. Le pidió que acudiese a su despacho para responder de las sospechas que pesan sobre él; sin embargo, Honorio Estornell no lo hizo. «Tengo un viaje del Imserso y no puedo ir», arguyó. «Compré hace tiempo unos billetes de avión y el hotel para viajar con mi esposa y solicito que cambien la fecha». El que fuera delegado de la UGT aportó las facturas de compra: una semana de vacaciones en Tenerife, con desplazamiento y habitación en un 4 estrellas, 364 euros. «Cuando afecta a su bolsillo pide un aplazamiento, pero cuando se trata presuntamente de cobrar de forma irregular dinero de una empresa pública, ni una protesta», apunta una fuente del caso que conoce todos sus entresijos en profundidad. Se refiere a las conclusiones de un informe de la Guardia Civil sobre Honorio Estornell y su despido de Imelsa. «Según la Tesorería General de la Seguridad Social, estuvo dado de alta en la empresa desde el 21 de junio de 2002 al 1 de enero de 2008». El documento destaca que su último día en la empresa fue el primero del año 2008, y que por ese día trabajado cobró la friolera de 37.607,64 euros. «Es parecer del agente informante que resulta ciertamente desproporcionada la percepción económica percibida por Honorio Estornell por estar de alta en la empresa un día, el 1 de enero de 2008, que es festivo nacional, por lo que presumiblemente no hubiera trabajado».

El informe también habla del finiquito del despido, más de 70.000 euros, y concluye: «Se ve en este caso cómo se habrían favorecido los intereses particulares de don Honorio a costa de perjudicar los generales que se supone deberían regir en la administración de cualquier ente público». La suma de tamañas cantidades supera los 100.000 euros, lo que deja en una nadería los 364 del viaje del Imserso que habría perdido de haber renunciado a las playas de Tenerife a cambio de limpiar su nombre ante el juez que investiga el caso. Estonell puso en un platillo el avión y el hotel de Canarias y en otro la necesidad de clamar ante el juez su inocencia, y la balanza demostró una honorabilidad liviana, ya que se inclinó del que más pesaba: los 364 euros del viaje del Imserso.

Una vez concluidas sus vacaciones, Honorio Estornell llegará hoy lunes poco antes del mediodía al aeropuerto de Valencia arrastrando su maleta y también la sospecha de un delito para el que todavía no ha dado ninguna explicación al juez. El que fuera delegado de la UGT tendrá que esperar a que Su Señoría le vuelva a citar y que la nueva fecha no coincida con otro desplazamiento vacacional.