Francia considera «insignificante» el anuncio de ETA sobre su desarme

Los servicios antiterroristas franceses consideran "insignificante"el anuncio hecho por ETA el mes pasado sobre el inicio de su desarme, a la vista de su limitado alcance, y desconfían de la situación, destacó hoy el fiscal del Tribunal Correccional de París Benjamin Chambre.

Los servicios antiterroristas franceses consideran "insignificante"el anuncio hecho por ETA el mes pasado sobre el inicio de su desarme, a la vista de su limitado alcance, y desconfían de la situación, destacó hoy el fiscal del Tribunal Correccional de París Benjamin Chambre.

"Hay una gran desconfianza", subrayó el fiscal durante el juicio contra los etarras Iurgi Mendinueta Mintegi y Joanes Larretxea Mendiola, en alusión al vídeo difundido el pasado 21 de febrero por la llamada comisión internacional de verificación.

El fiscal insistió en el carácter "irrisorio"de esa operación que supuso la neutralización de cuatro armas, "teniendo en cuenta el arsenal"del que dispone la banda, sobre todo gracias a la campaña de aprovisionamiento que llevó a cabo durante "la anterior tregua", entre 2005 y 2006.

Para ilustrarlo, explicó que de las alrededor de 400 armas que un comando de ETA robó a mano armada en una empresa de Vauvert (este de Francia) en octubre de 2006, quedan por recuperar 250 después de las que ha requisado la policía en diversos zulos y con el arresto de miembros de la organización terrorista desde entonces.

"ETA ha conservado capacidades operativas"y puede volver a la lucha armada, afirmó el representante del Ministerio Público, antes de indicar que "es lo que hizo en 2007"con la ruptura de la tregua precedente.

Chambre reprochó, precisamente, a Mendinueta y a Larretxea, que se negaran a declarar durante el juicio de hoy, como ya se negaron durante la fase de instrucción -en lo que es el comportamiento habitual de los etarras-, teniendo en cuenta que se les considera responsables de la gestión de zulos.

"Hubieran podido decir dónde están los zulos", recriminó el fiscal, que en su requisitoria aseguró que el primero de los dos era uno de los que "tenía la responsabilidad de la armería de ETA"cuando fueron arrestados el 11 de octubre de 2009 junto a un zulo que llevaba unos días bajo vigilancia en una zona boscosa del municipio de Rivière, cerca de Nimes (sureste de Francia).

La abogada de los dos etarras, Amaia Recarte, justificó el silencio de sus dos clientes "por una decisión política", en concreto por la posición adoptada por la banda, y subrayó que ambos "se adhieren"a las declaraciones hechas por ETA sobre el carácter irrevocable del abandono de la lucha armada.

Recarte reprochó a Chambre el calificativo de "irrisorio"para referirse al inicio del desarme anunciado el pasado 21 de febrero por la banda, además de aludir a que el colectivo de presos etarras ha aceptado el principio de que se les aplique la ley, a condición de que España y Francia renuncian a las que consideró reglas "de excepción".