Actualidad

Pablo Iglesias: «Si soy un obstáculo, cederé»

Pide a Rivera su abstención para impulsar un gobierno a la valenciana

Golpe de efecto. Cada vez que Pablo Iglesias comparece en la sala de prensa del Congreso lo hace para dar un vuelco a las negociaciones. Si el 22 de enero puso sobre la mesa la oferta de ser el vicepresidente del gobierno de Pedro Sánchez, ayer retiró la propuesta como un gesto de cesión debido al «profundo rechazo» que su figura genera en sectores socialistas. «Si para que haya un gobierno a la valenciana mi presencia es una dificultad, estoy dispuesto a no estar en ese gobierno», destacó en un medido paso a un lado.

Publicidad

No era esa la única sorpresa que tenía preparada el líder de Podemos, que demostrando su implicación en el nuevo proceso de diálogo, anunciaba que relegaba a Íñigo Errejón como líder del equipo negociador para asumir él mismo los mandos de las conversaciones. «Me remango la camisa, ya no hay excusas para llegar a un acuerdo», defendió. Tras esta declaración de intenciones, comenzaba el turno de peticiones, porque las cesiones son son patrimonio exclusivo de Podemos y también el PSOE se tiene que aprender el verbo «ceder» para que la relación funcione. La demanda de Iglesias a los socialistas es simple, que abandonen su alianza con Rivera para poder alumbrar un gobierno de izquierdas. El pacto con Ciudadanos ya ha dado pruebas de su insuficiencia y ahora toca explorar la «vía del 161»: PSOE, Podemos e IU-UP. Iglesias no concibe coexistir en ningún gobierno con Rivera y está dispuesto a hacérselo saber en la mesa de negociaciones con Ciudadanos, a quienes pedirán que favorezcan –por activa o por pasiva– el que es «el mejor gobierno para España», el encabezado por Sánchez con las fuerzas de izquierda.

El frente de izquierdas de Pablo

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, desecha cualquier ecuación en la que aparezca Ciudadanos y ayer volvió a abogar por el frente de izquierdas. En la que denominó «la vía del 161», el secretario general de la formación morada animó a Sánchez a explorar el pacto con Podemos e IU, dado que el rubricado con Rivera ha demostrado su insuficiencia para llegar a La Moncloa. Iglesias propone reconvertir esta alianza para lograr la abstención de Ciudadanos.