La clave es el reparto

Análisis

La Razón
La RazónLa Razón

¿De qué fecha data el actual sistema de financiación autonómica?

–El modelo en vigor entró en funcionamiento el 1 de enero de 2009, apenas tres meses después de la quiebra de Lehman Brothers, que marcó el inicio de la crisis económica mundial, de la que aún algunos países no han terminado de salir.

¿De qué disponen las autonomías para financiar sus actividades?

–Gestionan los impuestos de Transmisiones Patrimoniales, Actos Jurídicos, Sucesiones y Donaciones, Juego y Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos. Además, el 50% del IRPF y el IVA, y el 58% de los Impuestos Especiales. El Impuesto sobre Sociedades es estatal.

¿Ha variado en estos últimos años?

–Antes de entrar en funcionamiento el actual sistema, las autonomías disponían del 70% de los impuestos cedidos por el Estado; ahora tienen el 90%.

¿Dónde está el problema?

–En el reparto. La ponderación actual del 38% en función de la población; el 30% sobre la población en edad escolar; el 20,5% en función de la población pensionista... no satisface a las 17 regiones.

¿Por qué?

–Las regiones concentran las dos terceras partes de sus gastos en Sanidad, un 5,8% en servicios sociales y un 5% en Educación. Las regiones con población más envejecida, donde la agricultura tiene más peso, quieren un reparto porcentual diferente. Las otras, las más ricas, quieren recibir en función de lo que sus ciudadanos aportan.