Política

La familia recibe emocionada el apoyo a Suárez

Adolfo Suárez Illana saluda a Carmen Menéndez, viuda del histórico dirigente comunista Santiago Carrillo
Adolfo Suárez Illana saluda a Carmen Menéndez, viuda del histórico dirigente comunista Santiago Carrillo

La clase política ha puesto hoy al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez -cuya capilla ardiente se ha instalado en el Congreso de los Diputados- como ejemplo a seguir y fuente de inspiración, especialmente, por su capacidad de concordia a la que los ciudadanos deben la España democrática.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero coinciden en elogiar en varios diarios de ámbito nacional la figura de Suárez y su importancia en la transición política y en la construcción de la democracia española, informa Efe.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha visitado en los alrededores de la Cámara a los ciudadanos que aguardan cola para visitar la capilla ardiente y les ha dicho que le "parece muy justo"que vengan "a darle las gracias, porque realmente le deben lo que ha sido la España de estos últimos cuarenta años".

Los presidentes autonómicos también han ensalzado la figura de Suárez, como el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que ha destacado la "grandeza"de una "figura de inspiración"que fue padre de "la política, la España democrática y las autonomías".

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha abogado por "sacar brillo"en un momento como el actual a los valores de "concordia"y "democracia"que representa Suárez, mientras que la de Aragón, Luisa Fernanda Rudí, ha dicho que es buen momento para que los jóvenes sepan lo que hizo.

Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, cree que Suárez es un "claro ejemplo"de lo que deben hacer los políticos españoles y su memoria, ha dicho, debe obligarles a "tender la mano"y sacar a España de la crisis actual.

El presidente catalán, Artur Mas, ha echado en falta su sentido de Estado y el coraje político en momentos difíciles y ha recordado que se atrevió a restituir la Generalitat como institución de autogobierno de Cataluña incluso antes de que se aprobara la Constitución.

"La gratitud del pueblo por la obra que hizo en momentos tan difíciles"es, para el presidente madrileño, Ignacio González, el "mejor reconocimiento"a su figura, mientras que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha subrayado que fue capaz "abrir las puertas a la libertad".

El melillense, Juan José Imbroda, ha señalado que la capacidad de unir de Suárez, su cercanía y su cariño le asemejan "mucho"al Rey.

Desde el Gobierno vasco, su portavoz, Josu Erkoreka, ha ensalzado la contribución que hizo para alcanzar acuerdos desde "el respeto al pluralismo político y a la plurinacionalidad del Estado".

A las muestras de cariño se ha sumado el diputado socialista Alfonso Guerra, quien ha asegurado que tuvo una relación "bastante grata"con Suárez, del que ha dicho que sus "verdaderas"dificultades procedieron de dentro de su propio partido.

También coincidió con Suárez en el año 1982, recién llegado a las Cortes como diputado, el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que ha puesto en valor su "contribución única a la convivencia y a la democracia".

El cardenal Antonio Cañizares ha afirmado que Suárez fue un "gran regalo de Dios a España en tiempos muy difíciles"y el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, ha reconocido su "sacrificio"para conseguir la paz, la concordia y la libertad de todos los españoles.

También la defensora del pueblo, Soledad Becerril, le ha recordado como una persona "muy sensible hacia la condición de la mujer"y, desde los sindicatos, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha reconocido que "el movimiento sindical tiene una deuda de reconocimiento"con él.

Los partidos catalanes también han ensalzado la figura de Suárez, y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha dicho que el diálogo y el consenso, claves de su mandato, son "hoy más que nunca"necesarios, mientras que Joan Herrera de ICV-EUiA, cree que el presidente del Gobierno actual es la "antítesis"del primer presidente de la democracia.

La nota discordante al legado de Suárez la ha puesto la portavoz de ERC, Anna Simó, al avanzar que su partido no asistirá a la capilla ardiente del expresidente porque percibe que en los actos fúnebres hay "una exaltación de la españolidad"y porque cree que la Transición que él lideró "no fue nada modélica".

También el diputado de Amaiur Sabino Cuadra ha aportado hoy una visión "muy crítica"de la figura política de Adolfo Suárez, al entender que fue uno de los principales símbolos de una transición "tramposa".

Jordi Pujol

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol ha celebrado hoy la "adhesión sincera"que ha suscitado Adolfo Suárez, incluso entre quienes "en su día"no le valoraron, y ha subrayado que "es bueno para el conjunto del país tener un referente"en la "memoria". Al salir de la capilla ardiente Pujol ha destacado que siempre valoró de Suárez su "valentía, su audacia y su buena fe"y ha dicho que aunque tenía sus "argucias"como todo buen político ellos siempre se tuvieron consideración y respeto, "incluso en el desacuerdo". "Les puede sorprender pero este es un día muy positivo", ha dicho Pujol a los periodistas, para explicar después que es bueno para la sociedad y para el país que una persona, en el momento de su muerte, "suscite tanta adhesión sincera".

Incluso, ha apuntado, por parte de quienes en su día no valoraron a Adolfo Suárez o no se entendieron con él. "Da la sensación -ha añadido- de que toda esa gente dice ahora: qué gran hombre hemos tenido".

Tras saludar a los familiares del expresidente, ha pasado unos minutos sentado en el Salón de Pasos Perdidos.

Tanto al entrar como al salir del Congreso, Jordi Pujol ha saludado a numerosos diputados y representantes políticos, y ya en el patio, tras sus declaraciones, se ha parado a saludar al primer secretario del PSC, Pere Navarro, con quien ha conversado unos minutos.

La viuda del histórico dirigente del PCE Santiago Carrillo, Carmen Menéndez, y los tres hijos del matrimonio también han acudido esta tarde a la capilla. Los cuatro han llegado juntos al Congreso de los Diputados y han conversado durante largo rato con la familia de Suárez.

Carmen Menéndez y el hijo mayor de Suárez, Adolfo Suárez Illana, se han fundido en un cariñoso abrazo. Suárez fue quien, después de casi cuarenta años, volvió a legalizar el PCE, en abril de 1977.

María del Mar Blanco, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, se ha fundido en un fuerte abrazo con Adolfo Suárez Illana, y otro encuentro muy emotivo de este día ha sido cuando éste ha saludado al expresidente del Senado, José Federico de Carvajal, que ha llegado en silla de ruedas.

La que fuera durante años secretaria personal de Adolfo Suárez, Gádor Ongil, ahora diputada de la Asamblea de Madrid y senadora, ha querido estar también cerca de los familiares, como el torero Juan José Padilla, que, como amigo personal, no se ha despegado estos días de los hijos de Suárez.

Junto a ellos, primero en el hospital y hoy en el Congreso, ha estado el padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, y también entre los que han venido alguien ha descubierto a Braulio, aquel famoso cartero que encarnó el actor Jesús Guzmán en la serie "Crónicas de un pueblo", muy popular al final del Franquismo.

Tambien han pasado frente al féretro varios exministros de la UCD como José Pedro Pérez Llorca, que también fue uno los padres de la Constitución y Federico Mayor Zaragoza.

También se han acercado a la capilla ardiente instalada en la Cámara Baja los expresidente del Congreso Fernando Alvarez de Mirada y Landelino Lavilla, así como Miguel Herrero de Miñón, otro de los siete padres de la Carta Magna, y Manuel Núñez, exministro y expresidente del Tribunal de Cuentas. También lo ha hecho el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, informa Ep.

Por el Salón de Pasos Perdidos han desfilado además los tres vicesecretarios generales del PP --Carlos Floriano, Javier Arenas y Esteban González Pons--, el exministro Eduardo Zaplana (presidente del Club Siglo XXI); la eurodiputada Pilar del Castillo; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; y numerosos parlamentarios del PP como Rafael Hernando, Sebastián González y Carmen Quintanilla, entre otros. Igualmente estaba presente en la Cámara Baja su secretaria durante muchos años y actual diputada madrileña del PP, Gádor Ongil.

Por parte del PSOE, han estado en la Cámara Baja la vicesecretaria general del PSOE y candidata a las europeas, Elena Valenciano; el secretario de Organización, Oscar López; los exministros Jesús Caldera, Trinidad Jiménez y Juan Fernando López Aguilar; y diputados como Eduardo Madina o Juan Moscoso.

A la salida de la capilla ardiente, el presidente de la Comunidad de Madrid ha destacado el esfuerzo de Suárez para que en este momento haya en España una democracia consolidada. Además, ha puesto en valor que supiera anteponer los intereses generales a los partidistas y ha recordado su "inmensa tarea"en la Transición y la "dignidad demostrada"en el golpe de Estado del 23-F.

Por su parte, el extremeño Monago ha dicho que quería agradecer a la familia el legado de Adolfo Suárez, un "legado de democracia, concordia y valores que en un momento cono el actual hay que sacarles brillo y valorarlo".

Poco después, la presidenta de Aragón, Luisa Ferbanda Rudi, ha señalado que fue "un gran hombre de Estado"y "un gran patriota con un gran amor a España", que fue "capaz de liderar la Transición, de cumplir el encargo que le había hecho Su Majestad el Rey y, sobre todo, de sacrificar intereses de partido y de grupo por el bien de los españoles".

Rudi ha subrayado que éste es un buen momento para que las generaciones que no vivieron la Transición conozcan lo que se hizo en aquella época por los españoles bajo el liderazgo del Rey y del presidente Suárez. "Y es un buen momento para recuperar en la clase política y en la sociedad el anteponer los intereses generales a los intereses de grupo o de partido, y Adolfo Suárez fue un gran ejemplo en eso", ha proclamado.

El primero en rendir homenaje a Suárez ha sido el expresidente del Gobierno más reciente, José Luis Rodríguez Zapatero, seguido de Felipe González y José María Aznar. Los tres se han detenido ante el féretro cubierto con la bandera de España y han inclinado la cabeza en señal de respeto.

Después lo han hecho distintos ministros del Gobierno, empezando por Alberto Ruiz Gallardón, Jorge Fernández Díaz, Ana Pastor, José Manuel Soria, Ana Mato y Fátima Báñez, quienes se santiguaron al pasar ante Suárez, como también hicieron el presidente del Congreso, Jesús Posada, y la Reina y la Infanta Elena.

Entre esas primeras autoridades que han rendido homenaje a Suárez estaban también los ministros José Ignacio Wert, Cristóbal Montoro, Luis Guindos, Pedro Morenés, el fiscal general del Estado, el presidente del Senado y los máximos representantes del poder judicial.