«La Generalitat pidió la llave hace una semana para hacer inventario»

Directores de colegios e institutos han entregado las llaves al Govern, que las reclamó con el pretexto de compilarlas

La Generalitat: «Contra la ofensiva franquista del PP».
La Generalitat: «Contra la ofensiva franquista del PP».

Directores de colegios e institutos han entregado las llaves al Govern, que las reclamó con el pretexto de compilarlas.

Unas escuelas han empezado ya a avisar a las familias de que se suspenden las actividades extraescolares del viernes por la tarde... y otras ya tienen planeadas actividades para el domingo organizadas por las familias. Son la cara y la cruz derivadas de la organización del referéndum que sí o sí quiere celebrar el Gobierno catalán. Este martes, un ejército de Mossos d’Esquadra vestidos de paisano, para no excitar a los alumnos, se presentó en las escuelas e institutos catalanes para notificar a los directores de los delitos en que pueden incurrir si entregan las llaves del centro para poner urnas.

¿Y si ya las han entregado? Porque ya hace semanas que el departamento de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña ha ido haciendo acopio de las llaves de los centros que pueden convertirse en colegios electorales. Un profesor de un instituto de L’Hospitalet cuenta que hace ya quince días que Enseñanza llamó para pedir las llaves con el pretexto de hacer inventario. Pero a la Fiscalía parece que esta explicación no le vale como argumento para eximir al director de toda responsabilidad. Y en el acta que los mossos empezaron a entregar el martes avisa de que «si las llaves o contraseña están entregadas ya mediante un duplicado a la Administración de la que dependen tuviera una copia de seguridad, se le advierte de su obligación de impedir la apertura sin su autorización, así como la de denunciar sin demora a la policía la presencia en su centro de personas alienas al mismo».

Esta nota ha inquietado a algunos directores sobre los que además pesa una amenaza de «inhabilitación». Y ante la duda de qué hacer, los directores de institutos de L’Hospitalet, donde gobiernan los socialistas y el «no» se impuso al «sí» el 27-S, se reunieron ayer para solventar interrogantes.

El colegio en el que Mas votó el 9-N, el Infant Jesús, ahora adscrito a los Jesuitas, tras la visita de los mossos, decidió no abrir sus puertas, por ejemplo. En cambio, entidades de la comunidad educativa, bajo el paraguas de Escoles Obertes, Òmnium Cultural, Som Escola o el sindicato USTEC, que en su día avanzó movilizaciones para defender el derecho a votar, hicieron un llamamiento para abrir los colegios el 1-O con el pretexto de organizar actos. Han lanzado una web «escolesobertes.eu», donde vecinos y padres pueden apuntarse como voluntarios para tener los colegios abiertos.

El portavoz del proyecto, Josep Maria Cervelló, reivindicó que «ante los últimos acontecimientos, personas vinculadas a la comunidad educativa hacemos un rechazo a precintar los colegios y un llamamiento a la ciudadanía para que las escuelas se abran a la democracia».

Los organizadores reconocen que están improvisando, aunque la comunidad educativa se ha ido organizando en la medida de lo posible. Un instituto de Vic que cuenta con un 60% de alumnos inmigrantes, por ejemplo, la semana pasada cambió la reunión semanal del claustro por una asamblea para decidir qué postura tomaba ante el 1-O. «Como hay alumnos que vienen de Suramérica y que reivindican que se sienten españoles, el instituto ha tomado una postura neutra, pero ha firmado un manifiesto junto a la Universidad de Vic y otros colegios para defender la democracia y en vez del timbre, ahora suenan canciones como La Estaca», explica una profesora. Hoy, quien tenga la autorización de los padres, irá a la huelga y a la protesta en la Universidad de Barcelona.