Publicidad
Publicidad
Política

La Junta Electoral rechaza el veto a los medios de Vox

En una reunión de esta tarde, el organismo ha trasladado al partido de Abascal que no puede impedir a los periodistas que acudan a sus actos electorales

Vox no puede vetar a medios. A pesar de que, en los últimos días de campaña electoral, el partido de Santiago Abascal se niega a admitir la entrada en espacios públicos donde organiza actos a algunos medios de comunicación, la Junta Electoral Central ha rechazado de lleno las pretensiones de la formación.

Publicidad

Vox no puede vetar a medios. A pesar de que, en los últimos días de campaña electoral, el partido de Santiago Abascal se niega a admitir la entrada en espacios públicos donde organiza actos a algunos medios de comunicación, la Junta Electoral Central ha rechazado de lleno las pretensiones de la formación.

En una reunión esta tarde la Junta Electoral ha estimado los recursos presentados por el País y la Cadena Ser, así como otro de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información en los que pedía amparo ante el organismo electoral al considerar censurados sus derechos de libertad de prensa reflejados en el artículo 20 de la Constitución española.

Publicidad

Según ha estimado la Junta, admitiendo las reclamaciones de los medios de comunicación, debe prevalecer la libertad de información y el pluralismo informativo. Así, según ha informado la JEC, ha comunicado ya a Vox que no puede impedir que los periodistas, sean del medio que sea, acudan a sus actos electorales para informar posteriormente a los ciudadanos.

Publicidad

Vox había comunicado en esta semana al Grupo Prisa que desde entonces “no concederá acreditaciones para ningún periodista vinculado a Prisa ni para el acceso a su sede ni para cualquier otro acto que este partido político organice en espacios privados”. El veto se vincula al editorial publicado por el rotativo el pasado miércoles en el que se advertía de que tras el debate electoral del lunes, los argumentos de Abascal, “muchos de ellos de carácter xenófobo e intolerante, exigen activar todas las alarmas”

El propio Abascal defendió el veto a los medios de comunicación en una entrevista, a los que acusó de difundir una “demonización” de su partido que puede tener consecuencias y llevar a la presión social “incluso a la violencia”.