La marcha de la Diada separará a inmigrantes, homosexuales y sordos

Los manifestantes se repartirán por tramos según su «segmento social»

A falta de un mes para que tenga lugar la celebración de la fiesta por excelencia de Cataluña, la Diada, en la que previsiblemente se volverán a llenar las calles más emblemáticas de Barcelona de esteladas reivindicando la secesión catalana, la entidad organizadora, Ara és l’hora –avalada por la Asamblea Nacional Catalana (NAC) y la entidad independentista Òmnium Cultural– desveló ayer varios detalles sobre la marcha que se producirá el próximo 11 de septiembre en la Ciudad Condal. Uno en concreto destaca sobre el resto: los manifestantes que acudan a la cita serán divididos según segmentos sociales fijados por la organización, una medida distributiva cuanto menos polémica.

La Meridiana, la gran avenida barcelonesa donde se celebrará este año el jolgorio independentista, estará más dividida que nunca. Los jóvenes, los payeses, los bomberos, los catalanes por el mundo, los inmigrantes, el colectivo LGTBI, las feministas, los sindicalistas, los sordos y el colectivo en defensa de la educación. Ésos son los diez «tramos temáticos» que se podrán visionar a lo largo de la marcha. La intención de los organizadores es que cada sector represente un eje del nuevo país en el que pretenden que se convierta Cataluña. Solidaridad, igualdad, regeneración democrática, sostenibilidad y hasta diez valores con los que pretenden aglutinar a colectivos de la sociedad civil, que no necesariamente deben secundar las demandas soberanistas, a una Diada que, según ha reiterado en varias ocasiones la ANC, será «la última antes de la independencia».

Asimismo, desde la Asamblea consideran que no podrá repetirse el fiasco que tuvo lugar en la consulta no vinculante y declarada ilegal por el Tribunal Constitucional realizada por los soberanistas el 9-N del pasado año. «El Estado no dejó que la consulta del 9-N fuera lo que tenía que ser, pero estas elecciones no las podrán impedir», aseguró Jordi Sànchez, presidente de la organización independentista durante la presentación de la Diada. Además, la ANC está trabajando para concretar la participación de otras entidades y colectivos en tramos específicos con el fin de que «todo el mundo pueda aportar» a la causa independentista.

La manifestación de la Diada que organiza Ara és l’hora supera los 130.000 inscritos a falta de un mes exacto para el 11 de septiembre. Por otro lado, el número de autocares alquilados para viajar ese día a Barcelona desde otras partes de Cataluña ya supera el millar, con lo que los independentistas se garantizarían que, como mínimo, unas 200.000 personas copen Barcelona.

La Diada de este año tiene un valor simbólico añadido, ya que el mismo día 11 será el punto de arranque de la campaña electoral que culminará con la celebración de las elecciones catalanas del 27-S, que los independentistas plantean como un plebiscito sobre la cuestión catalana. No obstante, según una encuesta de NC Report publicada ayer por este periódico, sólo tres de cada diez catalanes se muestran proclives a asistir a la Diada.

A pesar del entusiasmo de los organizadores del 11-S, el panorama que se abre ante Artur Mas no es muy halagüeño, pues los últimos sondeos pronostican que Juntos por el Sí, la lista unitaria de los soberanistas, no alcanzaría el 40% de los sufragios, quedándose con unos 56 escaños, a más de diez de la mayoría absoluta que fijan como condición sine qua non para proceder a declarar de manera unilateral a Cataluña como un Estado independiente. Ante la pregunta más directa de la encuesta difundida por este diario en relación al tema –«¿Está usted a favor de la independencia?»–, la postura de la mayoría de los catalanes es claramente negativa: un 50,3% se muestra contrario, frente un 42% que se declara a favor.