La subvención era retirada en metálico a los dos días de su ingreso

Sede de la Diputación de Sevilla, donde ayer entraron también los agentes de la UCO
Sede de la Diputación de Sevilla, donde ayer entraron también los agentes de la UCO

La Guardia Civil investiga la identidad de la persona o personas que, a los dos o tres días de ser ingresados por la Administración en entidades bancarias el dinero de los ERE, lo retiraban en metálico, en lo que, en apariencia, parece un caso de blanqueo de capitales, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del caso.

Las pesquisas que realiza la Benemérita por orden de la juez Alaya han permitido determinar este sistema de «trabajo» de los que participaban en el presunto fraude. En efecto, se ha comprobado que el dinero duraba muy poco en las cuentas beneficiarias de los ERE, ya que, lejos de ser transferido a otras cuentas o entidades, como suele ser habitual en este tipo de casos, era sacado en metálico por personas cuya identidad se trata de determinar.

Ocho entidades

Esta particular forma de actuar se ha detectado hasta en ocho entidades bancarias, la mayor parte de la provincia de Jaén y ligadas de algún modo a la trama que encabezaba el ugetista Juan Lanzas.

Asimismo, los agentes quieren saber si en esas entidades había algún empleado que, de algún modo, facilitaba las operaciones (sin conocimiento de la dirección) y no comunicaba los hechos, como hubiera sido preceptivo por el origen del dinero, las cantidades extraídas y la posibilidad de que el asunto pudiera constituir un delito de blanqueo de dinero.

Para ello, la Guardia Civil ha requerido que se le entregue, en soporte papel, todos los detalles relativos a los movimientos de esas cuentas, quién era la persona o personas que sacaban el dinero y quién les atendió.

Una vez obtenida esa información, se realizará el preceptivo informe y las personas que aparezcan involucradas serán llamadas a declarar, como testigos o imputados, según las circunstancias que se den en cada caso.

Las fuentes consultadas han precisado que, en ningún caso, se ha tratado de registros de las entidades bancarias, sino de requerimientos para obtener la información que se precisaba con el fin de aclarar una serie de asuntos que pueden tener relevancia para las investigaciones en marcha.

La impresión que existe entre los investigadores, por las pesquisas ya realizadas y las informaciones que se van conociendo, es que estamos a las puertas de un estudio a fondo de la posible financiación irregular de algunos sindicatos y que la Justicia ha llegado a esa misma conclusión, al refundir varios asuntos dispersos por varios juzgados en el que encabeza la magistrada Alaya (uno que estaba en Anticorrupción; otro, en el Juzgado 9 y una pieza secreta que tenía la citada magistrada).

Labor de la UCO

El Grupo Económico de la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil ha obtenido una gran experiencia en la investigación del caso de los EREs fraudulentos y está llegando hasta los últimos recovecos de esta trama delictiva. Por ello, según todos los indicios, será el encargado de investigar todo lo relativo a la supuesta financiación ilegal de sindicatos que, conforme avanzan las investigaciones, aparecen cada vez más implicados en conductas cuando menos irregulares cuando no delictivas.