López se acerca a Díaz tras el ninguneo de Sánchez

El ex lendakari se siente «víctima de la posverdad» tras la oferta de pacto de Sánchez. El que fuera líder del PSOE anunció a los medios su intención de sumar al vasco sin haberle ni llamado por teléfono antes.

Rueda de prensa de Patxi López
Rueda de prensa de Patxi López

El ex lendakari se siente «víctima de la posverdad» tras la oferta de pacto de Sánchez. El que fuera líder del PSOE anunció a los medios su intención de sumar al vasco sin haberle ni llamado por teléfono antes.

No habían pasado 24 horas desde que los escuderos de los tres candidatos entregaron los avales en la sede socialista de Ferraz. Pedro Sánchez rompió las hostilidades ofreciendo desde Alcalá de los Gazules la mano a Patxi López para que se integrara en su candidatura. «Con todo respeto y humildad, sería un orgullo y un honor compartir el camino para construir un PSOE creíble, coherente y de izquierdas», dijo Sánchez desde el corazón de Andalucía. Sin embargo, Patxi López no recibió ni una llamada de Sánchez para hacerle la propuesta, por lo que el exlendakari no perdió ni un minuto en rechazar una oferta que había conocido a través de los medios de comunicación.

El líder vasco suspendió ayer su agenda para analizar la situación y esperar el resultado del proceso de verificación de avales, y esa suspensión finalizó con una rueda de prensa. En su comparecencia, López rechazó el pacto, reconoció que al final Sánchez se dignó a llamarlo, y que su respuesta es mantener su candidatura hasta el final. Después de un «día lleno de rumores y ofertas» que le hicieron sentir «una victima de la posverdad», el aún candidato socialista despejó las dudas creadas por Sánchez y confirmó que el próximo 21 de mayo habrá una papeleta con su nombre en las primarias del PSOE. «No voy a hacer apaños ni pactos oscuros», dijo López. A pesar de su contención ante los medios, López, no pasaba desapercibida que el vasco estaba molesto con Sánchez. Hoy reanudará los actos de campaña previstos en la Comunidad Valenciana para seguir con su carrera hasta el final, manteniendo su candidatura y marcando diferencias con sus adversarios, especialmente con Sánchez, con el que se abierto una nueva brecha en las relaciones de ambos.

«Sánchez ha lanzado su propuesta en los medios de comunicación y ha marcado la agenda», pero no tiene ninguna intención de atraerse a Patxi López, comentan dirigentes socialistas. «Los de Sánchez consideran a los seguidores de Patxi unos traidores por abandonar a Pedro tras el Comité Federal del uno de octubre», apuntan. Sin embargo, «Sánchez quiere apropiarse de esos votos porque pueden ser fundamentales el día de la votación», y añaden «les interesan los votos no Patxi, ni Luena, ni Oscar López, ni ninguno de ellos». «Le ha hecho una OPA en el mejor estilo de Pablo Iglesias», comentaban dirigentes cercanos al líder vasco, interpretando el golpe de efecto de Sánchez.

Los partidarios del ex secretario general del PSOE están eufóricos tras el éxito obtenido en la presentación de avales y creen posible una victoria el día 21. Esconder los avales hasta el final ha pillado por sorpresa a Susana y, a pesar de perder, ha conseguido envolverse en un halo de triunfo. Para conseguirla, Sánchez no ha dudado en lanzar este órdago contra Patxi erigiéndose en el adalid del «voto útil», porque «una cosa es el entusiasmo y otra ganar las primarias», decía un dirigente afín a Susana Díaz, a la vez que apuntaba un tuit que ayer hizo furor en las fuerzas susanistas necesitadas de entusiasmo «hay quién está contento por ser segundo. Y es la tercera vez que está contento por ser segundo». Este mismo argumento fue utilizado por la líder andaluza en un acto en Ibiza en el que remachó «a algunos no les salen los números y están pidiendo ya confluencias. Ese no es nuestro camino». De hecho, los partidarios de Díaz no tienen pelos en la lengua para afirmar a continuación «debemos estar ante otro resultado histórico», en referencia a los análisis del ex secretario general Sánchez tras las dos derrotas continuadas, bajando en número de escaños, en las generales y las sonoras derrotas en Euskadi y Galicia.

Las fuerzas de Susana Díaz se iban recomponiendo de la sorpresa de ayer que se tradujo en desánimo. «Será difícil, pero hemos ganado en apoyos. Otros lo tienen difícil y han perdido», argumentaba uno de sus partidarios. «Vamos a pelearlo hasta el final, y al final saldrá bien, porque lo importante es el día después con las primarias. Si gana Pedro eso será antológico, y los militantes lo saben», apuntaba un ex ministro socialista. Y alguna autocrítica «no es la base contra el aparato, como se ha visto en los avales es un duelo de aparatos».