Política

Los CDR ponen en marcha la vía Hong Kong: tomarán la calle el 1-O

Las movilizaciones que se pretenden realizar el martes son un preludio de las que se convocarán cuando se conozca la sentencia del Supremo.

Las movilizaciones que se pretenden realizar el martes son un preludio de las que se convocarán cuando se conozca la sentencia del Supremo.

Publicidad

Los Comités de Defensa de la República (CDR), después de la operación de la Guardia Civil en la que se ha desmantelado una de sus células dispuesta a perpetrar actos terroristas, han optado por encauzar sus protestas del próximo martes, con motivo del segundo aniversario del referéndum secesionista, dentro de una plataforma, Ens Plantem (Nos Plantamos), de la que forman parte otros colectivos que, según dicen, no lo hacen como militantes de ningún partido. En cualquier caso, los CDR han anunciado que «comienza la revuelta».

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras de las convocatorias de protesta, que pretenden extenderse hasta que se conozca la sentencia del Tribunal Supremo contra los imputados del «procés», los planes para el martes son los de realizar varias concentraciones, una central y otras periféricas, con el fin de intentar bloquear la vida ciudadana en Cataluña. Anuncian que, en breve, indicaran los lugares en los que se van a materializar dichos actos de protesta.

Publicidad

Plataforma

«Nos Plantamos» ha hecho público un comunicado en el que anuncia que son «una plataforma ciudadana surgida del territorio con el objetivo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de República (...) agrupa personas, colectivos, entidades y organizaciones que libremente manifiestan la voluntad de superar el actual momento de desorientación de nuestra clase política como consecuencia de la represión ejercida por el estado español».

Publicidad

Las citadas fuentes ven detrás de este manifiesto la mano de la CUP, que ha decidido presentarse a las elecciones generales del 10-N y que tiene que competir con los otros partidos independentistas a los que considera «desorientados». Todo esto conlleva un factor de desunión, que puede redundar en un cierto fracaso de las convocatorias.

Afirman que «nos constituimos para exigir la liberación de los presos, el libre retorno de los exiliados y el fin de la represión (...) reivindica el derecho a decidir y la independencia como fin último (...) y se adhiere a las diferentes llamadas que surgen desde el territorio para hacer efectivos derechos y los resultados de las urnas. Llamamos a entidades y organizaciones, a partidos y sindicatos, a personas y colectivos a participar de las movilizaciones que protagonizará la sociedad civil organizada».

Lo que pretenden los CDR y organizaciones similares es lograr que el próximo martes se produzca una «movilización masiva y permanente para detener el país y forzar España a negociar·. Se considera un «ensayo» para cuando se conozca la sentencia del Tribunal Supremo, que es cuando van a desplegar un mayor esfuerzo. Además de los CDR, se sabe que forman parte de la plataforma militantes de la ANC, un grupo llamado Tsunami Democrático, Arran (las juventudes de la CUP), sindicatos marginales, etcétera. Las fuentes consultadas dudan de la fuerza que puedan desplegar en la calle estas entidades, pero advierten que, si se emplean con métodos violentos, pueden alterar la vida ciudadana en las zonas en las que logren «plantarse».

Publicidad

De momento, los CDR sólo lograron reunir ayer a una veintena de personas para protestar en la Fiesta de la Rosa del PSC a la que acudió el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. El acto se celebró en la Pineda de Gavà (Barcelona). Los independentistas portaban una pancarta en que se podía leer: «El Estado encarcela / el pueblo responde / Comienza la revuelta / CDR». Según diversos medios, el punto crítico de la protesta, con un mínimo de 10.000 individuos, será una «acampada central» en un lugar, que no ha sido revelado, en el que la incidencia sobre el orden público sea considerable. Esta protesta estará acompañada de otras periféricas. El objetivo, difícil de lograr, ya que intervendrán las Fuerzas de Seguridad del Estado, es el de mantener la protesta de forma ininterrumpida. Los convocantes han dado pocas pistas sobre sus intenciones pero han dejado que intentarán perjudicar de manera directa a las empresas del Ibex.

Más apoyos

«Nos plantamos» trabajan a marchas forzadas para sumar a la iniciativa a otros grupos y personalidades del independentismo a título individual con el fin de dar más relieve a la protesta.

Otra muestra de la escasa capacidad de movilización de estos grupos antisistema se dio ayer en Madrid. No llegaba a un centenar de individuos los que se concentraron en la Puerta del Sol para pedir la libertad de los siete miembros de los CDR en prisión acusados de terrorismo.

Convocados por varias organizaciones como el Movimiento Antirrepresivo de Madrid o Madrileñ@s por el derecho a decidir, los asistentes portaban pancartas contra la «criminalización de los CDR» y en defensa de la «libertad de presos políticos».

Durante la protesta, corearon consignas como «basta ya de montaje policial», «vosotros fascistas sois los terroristas», «Madrid está con el pueblo catalán» o «la voz del pueblo no es ilegal». En varias ocasiones fueron increpados por viandantes que se encontraban en la plaza.

Te puede interesar:

Una hermana de Puigdemont actuó de enlace entre los CDR detenidos y Torra

Torra reitera su defensa a los CDR: “Estamos hartos de que entren en nuestras casas de madrugada”

Así se organizan los CDR: Un “coordinador” supervisa el paso a las acciones violentas