Política

Los diputados británicos piden más firmeza frente a España por Gibraltar

El Gobierno del Reino Unido debería ser más firme ante lo que considera incursiones de barcos españoles en aguas próximas a Gibraltar y estudiar medidas legales contra España, según opina el comité de Asuntos Exteriores del Parlamento británico.

En una declaración divulgada hoy, los diputados británicos señalan que el comportamiento de España con el Peñón es inaceptable y consideran que el Foreign Office ha sido tímido en su respuesta. Los parlamentarios del influyente comité se refieren a las incursiones de barcos españoles y los retrasos en la frontera con España, que han sido motivo de tensiones entre Londres y Madrid. Sin embargo, el Gobierno británico se ha defendido hoy resaltando que ha protestado cada vez que hubo una incursión.

Gibraltar considera que tiene jurisdicción sobre tres millas náuticas alrededor del Peñón, algo que no reconoce España, que en virtud del Tratado de Utrecht de 1713 solamente admite la soberanía gibraltareña sobre las aguas del puerto.

Los retrasos del año pasado en la frontera empezaron después del vertido de 70 bloques de hormigón en las aguas que rodean la colonia británica por parte de las autoridades gibraltareñas. "El comportamiento de España hacia Gibraltar es inaceptable", afirma el comité, y agrega que ello perjudica la economía del Peñón. "No tenemos dudas de que los retrasos impuestos por España en la frontera con Gibraltar están políticamente motivados, y la frontera está siendo utilizada como un medio de coerción", añade.

Medidas legales

En opinión de los parlamentarios británicos, el Gobierno debería darle a España un plazo de seis meses para que alivie la situación, de lo contrario debería sopesar medidas legales.

Los diputados también señalan que las protestas de Londres se hicieron muchas veces semanas después de que ocurra el incidente.

Al mismo tiempo, el comité resalta que debería aumentar la presión diplomática sobre España, incluida la amenaza de retirar el apoyo del Reino Unido a sus ambiciones para obtener un puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El Gobierno británico expresó el año pasado su descontento por los retrasos fronterizos debido a los controles impuestos por la Policía española contra el contrabando.

La opinión de los diputados coincide con la visita de dos días a Gibraltar que empezó ayer el secretario de Estado británico para Europa, David Lidington, para reunirse con las autoridades del Peñón y evaluar los retrasos en la frontera con España.

La Comisión Europea envió el año pasado un equipo a la frontera para investigar la situación y remitió una serie de recomendaciones a los Gobiernos británico y español a fin de aliviarlos.