Los nuevos retos de Don Juan Carlos

El Monarca compatibilizará su actividad institucional con la recuperaciónA diferencia de este año, marcado por la operación, tendrá agenda internacional

El Monarca compatibilizará su actividad institucional con la recuperación. A diferencia de este año, marcado por la operación, tendrá agenda internacional

Después del paréntesis veraniego, Don Juan Carlos ha regresado a la primera línea institucional con una intensa agenda que tendrá que compatibilizar con su recuperación de salud. Durante esta semana, el Jefe de Estado ha tenido cinco actos, cuatro audiencias y uno fuera del Palacio en la Universidad de Alaclá de Henares. La semana que viene está previsto que presida la apertura del año judicial y ofrecerá un almuerzo en honor de los Reyes de Holanda. Fuentes de Zarzuela aseguran que en este nuevo curso institucional «el Rey vuelve a la normalidad. Su agenda será un "mix"de actividades oficiales entre el interior y el exterior». Esta explicación no tendría especial relevancia si no fuera por el contexto en que se hace, ya que en los dos últimos años la actividad del Jefe de Estado ha estado muy definida territorialmente por la situación del país y la suya propia.

El día 4 de este mes Don Juan Carlos cumplió los seis meses que el traumatólogo Manuel de la Torre le pronosticó como plazo máximo para la recuperación por la operación de una doble hernia discal. No obstante, si De la Torre aseguró recientemente que la recuperación del Monarca iba por delante de los plazos establecidos, fuentes de Zarzuela informaron de que todavía no se puede afirmar que el Rey se haya restablecido completamente, por lo que seguirá con su intenso programa de rehabilitación que ni siquiera interrumpió en su último viaje a Marruecos.

Tanto el año pasado como en 2011 el rumbo de sus funciones se ha orientado después de una intervención quirúrgica. En abril de 2012 el Jefe de Estado fue operado de la cadera izquierda a raíz de una caída en un viaje cinegético en Botsuana. Con una técnica innovadora del médico Ángel Villamor, que permitía una reincorporación inmediata, el Gobierno le marcó al Monarca una intensa agenda exterior para promocionar las empresas españolas en el exterior. Dada la grave crisis económica que asolaba al país, la proyección en el extranjero era un arma fundamental para combatirla, y vender la Marca España fue el objetivo el Rey, de la mano del ministerio de Exteriores. Cuatro viajes de intensa actividad y más de 70.000 kilómetros en cuatro meses supuso un ajetreado ritmo que sus médicos le aconsejaron reducir, teniendo que suspender un viaje oficial a Francia en noviembre. A pesar de lo que, después de la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, el Monarca tuvo que ser operado de nuevo de la cadera derecha. No fue la última intervención. Este mes de marzo, Su Majestad volvió a pasar por «taller», debido a una doble hernia discal. Lo que ha provocado que su agenda se haya reducido notablemente: si en 2012 realizó 158 actividades oficiales y 6 viajes oficiales, hasta la fecha de este año el Rey ha tenido 68 actividades y sólo un viaje oficial. A diferencia de la fugaz recuperación a la que se le sometió el año pasado, esta vez el traumatólogo Manuel de la Torre le recomendó una rehabilitación intensa y sin ritmos forzados, por lo que si continuó con sus «despachos» habituales dentro de los muros de Zarzuela, hasta el día de las Fuerzas Armadas el 1 de junio Don Juan Carlos no retomó su agenda pública. La que, independientemente de su salud, se ha focalizado dentro de nuestras fronteras porque una crisis, quizá más más grave que la económica, se originó en el país: la institucional, azuzada por un fuerte desapego político de los ciudadanos. Según informaron fuentes de Zarzuela, el Rey estuvo manteniendo continuas reuniones con los agentes políticos, sociales y económicos para ejercer su papel de árbitro y moderador, e incluso, de forma inédita, tomó iniciativas como presidir el Consejo de Estado o el de Seguridad, entre otros ejemplos.

En el curso que comienza, la agenda volverá a estar marcada por el contexto social y político: por el momento, tiene una cita pendiente en Panamá por la Cumbre Iberoamericana, así como con la Fiesta Nacional del 12 de Octubre.