Los vecinos de Gamonal no se volverán a manifestar

Los vecinos de Gamonal decidieron este lunes que, "en principio", no se va a manifestar más por las calles de Burgos después de la marcha que hoy les llevó desde el final de la calle Vitoria al Ayuntamiento de Burgos.

"En principio, no habrá más manifestaciones. Aunque mañana, martes, por la mañana celebraremos otra Asamblea, hemos decidido que, a corto plazo, no va a haber más marchas por la ciudad, siempre y cuando el alcalde cumpla con sus compromisos", confirmó a Servimedia Manolo Alonso, vecino del barrio que se ha convertido en portavoz del movimiento bautizado por las redes sociales Gamonal Resiste.

Alonso confirmó que la Asamblea que se celebró este lunes por la tarde y que debería haber convocado la marcha para mañana, martes, no lo ha hecho porque "no va a haber manifestación". Los vecinos dan por terminada así las convocatorias diarias después de que el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, anunciara el pasado viernes por la tarde su intención de paralizar las obras del bulevar de Gamonal de forma definitiva.

Sin embargo, el portavoz vecinal sí advirtió de que si "el alcalde no cumple", podrían llegar a plantear alguna manifestación más "un viernes o un domingo".

La 'pelea' de los vecinos ahora, que le han trasladado "de forma oral"al alcalde de Burgos, pasa por conseguir "que el Ayuntamiento no se persone en la causa y que no se pida dinero por los daños ocasionados". "Si hace lo que nos ha prometido, no tenemos más que hacer. La zona ya se ha empezado a recoger para que las máquinas vengan a dejar la calle como estaba", defendió Alonso.

Con todo, los vecinos del barrio burgalés trasladaron a Lacalle su intención de "seguir reuniéndose"para poder tratar otros problemas existentes en el barrio. "Nos gustaría poder contar con un local para poder reunirnos. Nada más", adelantó Alonso.

Este lunes, los vecinos sí recorrieron las calles de Gamonal para dirigirse al Ayuntamiento de Burgos, pasando por la Delegación del Gobierno. De manera continua llevan manifestándose desde el pasado jueves 9 de enero, pero sus protestas tuvieron trascendencia nacional después de los altercados violentos que se vivieron en el barrio en las madrugadas del sábado y el domingo, que se saldaron con un total de 46 personas detenidas.