Manos Limpias amplía su denuncia a UGT por desviar fondos para discriminadas

El sindicato Manos Limpias ha presentado hoy una ampliación de la denuncia contra los dos últimos máximos dirigentes de UGT en Andalucía, en este caso por cargar a la Junta y a fondos para mujeres discriminadas los gastos de una asamblea de delegados y la recepción en su caseta de la Feria de Abril.

El coordinador de Manos Limpias en Andalucía, Arnaldo Fernández Calderón, ha informado a Efe de que su denuncia se refiere a las declaraciones periodísticas del dueño de la empresa "Bobby Events", quien aseguró que "le obligaron a justificar una asamblea de UGT con CCOO como ayuda a mujeres discriminadas"y que debía "facturarlo así, o no lo cobraba".

Además, UGT-A habría cargado a la Junta de Andalucía su cena anual de su caseta de la Feria e imputó los 12.176 euros que costó a la subvención anual que otorgaba la Consejería de Empleo para sufragar los gastos de representación del sindicato en la negociación colectiva.

Se trata de la tercera ampliación que ha hecho Manos Limpias de su denuncia inicial contra UGT en Andalucía, según las informaciones que ha ido publicando "El Mundo".

En su nuevo escrito al Juzgado de Sevilla, al que ha tenido acceso Efe, Manos Limpias dice que la Junta de Andalucía, a través de la actual Consejería de Empleo y de la Directora del Instituto Andaluz de la Mujer, han admitido que UGT-A "les facilitó la factura manipulada junto a folletos falsamente impresos por Bobby Events para endosar los costes de la Asamblea Regional de Delegados, celebrada el 21 de enero de 2011, a las ayudas para mujeres discriminadas laboralmente.

Manos Limpias dirige su querella contra Francisco Fernández Sevilla, secretario general de UGT en Andalucía, y su antecesor, Manuel Pastrana, a quienes imputa presuntos delitos de malversación de fondos públicos, falsedad y apropiación al desviar subvenciones de la Junta.

Las anteriores denuncias se referían al desvío de fondos de formación de parados para pagar su publicidad y pancartas para la huelga general del 29 de septiembre de 2010, así como para el mantenimiento de los ascensores, aire acondicionado y limpieza de su sedes.