Política

Mariano Rajoy impulsará su precampaña con la reforma del aborto de las menores

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno inició el año con una ofensiva, que representó también en la Convención Nacional del PP, para recuperar posiciones en el terreno de las políticas sociales. Es uno de sus flancos débiles por la gestión de estos complicados tres años de crisis económica. Además de mensajes y de discursos, ya tiene bastante avanzada una «artillería» de medidas que colocan en el centro de su acción política a la familia. Un guiño a la clase media y, además, a su electorado más tradicional. Este mes empezarán a producirse los movimientos, por ejemplo, con la aprobación en el Consejo de Ministros de la Ley de la Infancia.

El desgaste del PP, que hasta ahora han coincidido en señalar las encuestas –aunque las suyas propias apuntan desde finales de año una mejoría–, viene dado en buena medida por el coste que la crisis ha dejado en las clases medias españolas y en el sustrato social más débil. Ante esto, el primer mensaje de corrección del rumbo llegó con la reforma fiscal, y ahora vienen otras dos simbólicas reformas legislativas, en el «debe» de los compromisos pendientes, y que, precisamente, verán la luz en el arranque de la precampaña electoral.

Oficialmente, el mensaje es que han estado esperando a que el Congreso retomase su actividad parlamentaria tras el largo descanso por las Navidades para impulsar tanto el retoque puntual de la Ley del Aborto, para eliminar el aborto de las menores sin el consentimiento de sus padres, como el esperado plan de apoyo a la familia y a la infancia. El Congreso abre sus puertas con normalidad a partir de la semana que viene, recuperando los plenos ordinarios y las sesiones de control al Ejecutivo. Y la agenda del Gobierno prevé que este mes llegue al Consejo de Ministros la citada Ley de Infancia y, previsiblemente, que también se active la reforma de la «ley de plazos». En principio, por otra vía distinta a la Ley de la Infancia, para agilizarla todo lo posible. Estudian, entre otras posibilidades, corregir la necesidad del consentimiento paterno de las menores con una proposición de ley impulsada por el Grupo Popular, que se presentaría en los próximos días.

En mayo de 2014 Rajoy avanzaba, con motivo del Día Internacional de la Familia, que presentaría un plan integral de apoyo a las familias en la segunda mitad de ese ejercicio. Pero el tiempo ha ido pasando y el plan empezará a moverse en este trimestre. Dentro de él irán varias leyes que responden al objetivo de reforzar la protección de la familia con un mejor trato en materia de impuestos, vivienda, salud, educación y empleo. Incluirá, asimismo, un conjunto de medidas sectoriales que garanticen la protección de la maternidad, favorezcan la conciliación laboral o eliminen posibles discriminaciones en la fiscalidad por la configuración familiar. En esa protección de la maternidad barajan, incluso, reforzar las ayudas económicas y sociales para aquellas mujeres que estén en una situación más débil por falta de empleo o de recursos económicos. Por cierto, en la campaña de las elecciones generales de 2008, Mariano Rajoy ya hizo importantes guiños en esta materia e incluso defendió la idea de un Ministerio de la Familia. Perdió aquellas elecciones, y en las de 2011 la gravedad de la crisis económica y las exigencias de la austeridad le obligaron a aparcar esta idea.

Desde el Gobierno subrayan que este plan será una respuesta a los daños y estragos causados por la crisis económica, «con mucha carga social», y centrando los recursos en la atención «a las familias y a las clases medias».