Política

Monedero no muestra ni el informe por el que cobró 425.000 euros ni el contrato

Juan Carlos Monedero ha estado arropado por los demás líderes de Podemos
Juan Carlos Monedero ha estado arropado por los demás líderes de Podemos

Tras casi un mes volando bajo el radar, Juan Carlos Monedero emergió ayer para pedir disculpas de nuevo por su retraso a la hora de dar explicaciones por el cobro de más de 425.000 euros procedentes de Venezuela.

Tras casi un mes volando bajo el radar, Juan Carlos Monedero emergió ayer para pedir disculpas de nuevo por su retraso a la hora de dar explicaciones por el cobro de más de 425.000 euros procedentes de Venezuela. Sin embargo, éstas no satisficieron a nadie porque ni aportó el contrato que reguló sus «trabajos de consultoría» con diversas instituciones relacionadas con el chavismo ni hizo público el contenido de los informes por los que cobró esa cantidad semanas antes de que, junto a otros, fundara Podemos. Sólo esta documentación puede esclarecer las contradicciones que parece haber en su relato, como cuándo fueron realizados los informes (ayer dijo que en 2013 y 2014, pero en una entrevista cuando saltó la noticia había dicho que fueron «durante tres años») y por tanto saber si la empresa creada días antes de facturar puede considerarse una sociedad instrumental creada para pagar menos impuestos, como parece ser el caso.

«El régimen del 78 ha sacado su batería contra mí. Es una caza de brujas». Ésta fue la explicación que aportó y que, según él, ha provocado todas las informaciones surgidas al rededor de su situación fiscal. Tras 22 días manteniendo la espectación de los medios de comunicación, el único documento relevante que aportó Monedero fue la factura que presentó al Banco del ALBA, una entidad financiera con sede en Caracas creada en 2008 por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua y a la que posteriormente se han sumado dos pequeñas repúblicas del Caribe. Esto es lo que dio de sí una esperada rueda de prensa en la que el dirigente de Podemos estuvo arropado desde la primera fila por el secretario general del partido, Pablo Iglesias, y por el secretario de política, Íñigo Errejón.

Según Monedero, la cláusula de confidencialidad que firmó con el Banco del ALBA le impide hacer público el contrato con esta entidad. El mismo argumento es válido para no dar a conocer a la opinión pública el contenido de los informes realizados. «He pedido permiso para poder enseñar la factura porque me había comprometido. Pero los estatutos del Banco del ALBA confieren confidencialidad a sus trabajos. He firmado una cláusula de confidencialidad», explicó. El secretario de Programa y Proceso Constituyente de Podemos describió de manera vaga la naturaleza de los trabajos realizados. Dijo que se trató de «un informe muy voluminoso» y de «varias consultorias a lo largo de 2014».

Monedero dejó claro que, aunque ya contaba con una sociedad a su nombre entonces, en octubre del 2013 decidió crear otra nueva, Caja de Resistencia Motiva 2, para financiar «La Tuerka», un espacio de comunicación política que «ha devuelto la verdad al debate político en España».

El número tres de la formación liderada por Pablo Iglesias también justificó que presentara una declaración complementaria y pagara 200.000 euros para regularizar su sitiación. Estos hechos no tuvieron lugar «para subsanar ninguna irregularidad porque no la hay, sino para evitar las interpretaciones interesadas», dijo.

El cofundador de Podemos señaló sin ambages quién es en su opinión el orquestador de la «caza de brujas» y el «acoso desproporcionado» del que ha sido objeto en el último mes: el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. De hecho, anunció que ayer por la mañana había presentado ante el Ministerio Fiscal y la Agencia de Protección de Datos dos denuncias por lo que él considera una violación de la intimidad y la revelación de datos confidenciales. Montoro es, acusó Monedero, el «resposable último» de que se revelaran estos secretos.

El número tres de Podemos no sólo arremetió contra Cristobal Montoro y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su rueda de prensa de ayer. Los medios de comunicación también fueron blanco de sus ataques. En concreto, Monedero se defendió de las acusación sobre alteraciones en su currículum, algo que, aseguró, «le ha dolido especialmente» al tratarse de un «intelectual que ha dedicado toda su vida a formarse». El dirigente de Podemos, quien en todo momento se negó a admitir que exista un «caso Monedero», afirmó que lo ocurrido durante este último mes es un «síntoma de la debilidad del régimen del 78» y aseguró que seguirá trabajando para coordinar el programa del partido, algo en lo que tiene «cierta destreza».