Picardo acelera y cuela un camión con rocas españolas cada 5 minutos

Camufla los envíos con una estructura metálica para terminar el relleno antes de que lleguen los observadores europeos. El Peñón asume la «tesis Hague», que permite un diálogo a cuatro bandas. El peñón protesta por la incursión de la Guardia Civil

Un guardia civil mide uno de los bloques arrojados al fondo del mar por las autoridades del Peñón
Un guardia civil mide uno de los bloques arrojados al fondo del mar por las autoridades del Peñón

Camufla los envíos con una estructura metálica para terminar el relleno antes de que lleguen los observadores europeos. El Peñón asume la «tesis Hague», que permite un diálogo a cuatro bandas

Mientras la Fiscalía investiga el tráfico de piedras entre la cantera de la Utrera (Málaga) y el Peñón de Gibraltar, gran cantidad de camiones cargados de piedras siguieron entrando en la mañana de ayer con aparente normalidad en la colonia. Pese al denso tráfico y los férreos controles en la Verja, entre La Línea de la Concepción y Gibraltar, de uno en uno, y en los momentos de tráfico más fluido por parejas, los camiones hacían su entrada en intervalos de apenas cinco minutos con destino en la zona este del Peñón, en concreto, Sandy Bay, donde el Ejecutivo de Fabian Picardo las utiliza para hacer rellenos y ganar terreno al mar. Eso sí, la mayoría de los camioneros parecen haber recibido la orden de ocultar la mercancía que transportan a diario hasta los nuevos espigones ganados al mar, puesto que una especie de estructura de metal tapaba esta vez los grandes bloques cuando hasta ahora llegaban descubiertos. Fuentes de la Guardia Civil consultadas por LA RAZÓN confirmaron que todos los camiones que entraron en el día de ayer lo hicieron cargados de piedras, y que ninguno trató de cruzar la Verja cargados de arena, conscientes de que Interior ha dado orden de prohibir su entrada en el Peñón.

A este asunto se refirió el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, que tras reunirse con el presidente del Partido Popular gaditano, Antonio Sanz, y vecinos de La Línea, aseguró que hasta que la prohibición para que entren más piedras en el Peñón «no esté respaldada por informes jurídicos» que argumenten un delito medioambiental, «no se dará un paso más» para prohibir la entrada de rocas. Aunque De Torre afirmó que quien «incumple» las leyes es el Gobierno de La Roca, el Gobierno va a seguir actuando «desde la legalidad» en este asunto. Por este motivo, dijo, sí se ha prohibido la entrada de arena protegida de la duna móvil de Valdevaqueros (Tarifa), «porque se presupone que los elementos que han entrado son con los que se ha cometido un delito medioambiental». De ahí, reiteró, «hasta que no podamos acreditar algo similar con los bloques de piedra, seguiremos estudiando, pero siempre desde la legalidad», aseveró el subdelegado del Gobierno.

La organización Verdemar-Ecologistas en Acción anunció el jueves por medio de su presidente Antonio Muñoz, que ya estudian denunciar a Gibraltar por el tráfico de piedras, ante la sospecha de que el Peñón «está realizando rellenos de áridos, algunos con materiales contaminados, en los bancos de arena cubiertos por agua marina de forma permanente», por lo que solicitan al Gobierno que adopte «las medidas necesarias para proteger el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del Estrecho Oriental, propuesto por España y aprobado por la Unión Europea, donde se lleva a cabo los espigones».

La organización conservacionista asegura, asimismo, que las piedras que durante 25 años llevan entrando en el Peñón de Gibraltar proceden de la cantera de Utrera, en Málaga, a la que definen como «una zona paisajística de enorme valor ecológico». La organización denuncia los daños producidos en la zona, ya que «han vaciado completamente la montaña y solamente queda una pared exterior».

La Roca asume la «tesis Hague» para el diálogo a cuatro bandas

Tras la tensión de las últimas semanas, el ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, se aviene a participar en un foro de diálogo a cuatro bandas, según reconoció ayer en comunicado. Finiquitado desde 2009 el Foro Tripartito, en el que Gibraltar se sentaba de igual a igual con España y Reino Unido, el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, propuso un nuevo marco cuatrilateral, en el que la Junta de Andalucía se sumaría al resto de interlocutores. Su homólogo británico, William Hague, aceptó los términos de este nuevo marco de diálogo. Al dar Picardo su visto bueno, el nuevo foro podría desbloquear la falta de contactos que hasta el momento se ha vivido entre los ejecutivos español y británico. Los grupos de trabajo se formarán para temas concretos (pesca o medio ambiente). Obcecado hasta ahora en resucitar el Foro Tripartito, el ministro principal asumió finalmente ayer este «diálogo simultáneo ad hoc» del secretario del Foreign Office, William Hague.

El peñón protesta por la incursión de la Guardia Civil

El Gobierno de Gibraltar consideró ayer una «grave incursión» las grabaciones submarinas realizadas por la Guardia Civil. La Benemérita investiga si existen más bloques en el fondo marino de los reconocidos y también el impacto de los 70 arrojados al mar por Gibraltar. Los buzos del GEAS de la Guardia Civil se sumergieron ayer en la bahía de Algeciras para inspeccionar cómo son los bloques de la discordia y realizar una grabación de los mismos, según el Instituto Armado. El objetivo es averiguar lo más posible sobre ellos y minimizar el daño causado a los pescadores españoles, informa C. Castro.