Picardo destina 4,5 millones de euros al relleno de Sandy Bay

El Ejecutivo del Peñón prioriza comer terreno al mar

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- Desde que arrancó el año 2013 y hasta el pasado 9 de agosto, el Gobierno de Gibraltar adjudicó de forma directa 82 contratos con importes superiores a 2.000 libras (unos 2.335 euros), según recoge la página web del Peñón. Entre todos ellos, destaca el acuerdo suscrito el pasado mes de abril con la contratista holandesa Van Oord para la realización de «trabajos de protección costera en Sandy Bay» –que se sitúa en la costa este del Peñón– a cambio de 3.903.389,83 libras (en torno a 4,57 millones de euros). Según detalló el digital gibraltareño «Panorama» cuando se firmó el contrato, estos trabajos suponen «la construcción de defensas costeras en alta mar en forma de espigones curvos en cada extremo de Sandy Bay, así como la regeneración de una playa «prácticamente inexistente».

El proyecto estaba incluido en el programa electoral de Picardo pero, en realidad, no es más que una nueva iniciativa del Peñón para comer terreno al mar. En la primera fase del mismo se ha llevado arena a la zona para que la gente pudiese disfrutar de «una playa con un tamaño razonable» este verano, mientras que la construcción de los espigones se realizará en sucesivas fases.

El problema es que la mayor parte de esa arena utilizada para los rellenos procedería de la duna de Valdevaqueros (Tarifa), un espacio protegido. Tal y como adelantó LA RAZÓN, este hecho fue denunciado por la organización Verdemar-Ecologistas en Acción ante la Fiscalía General del Estado, que ya ha abierto diligencias.

Tras estallar la polémica, el Ejecutivo de Picardo reaccionó con un comunicado en el que, si bien reconocía que había contratado a Van Oord para realizar los rellenos, recalcaba que la empresa contaba con los certificados necesarios. Desde el 29 de abril hasta el 6 de junio, la contratista holandesa suministró 2.950,23 toneladas de arena de forma «intermitente», pero dejó de hacerlo por las «dificultades» puestas por las autoridades españolas.

En vista de que el proyecto requería más arena, y siempre según el Gobierno de la Roca, éste firmó el 10 de junio un contrato de suministro con la empresa española GC Ingeniería y Obra Civil, S.L. «para la provisión de 7.000 toneladas de arena procedentes de una cantera de arena situada en la provincia de Cádiz, y no de una playa». La entrega se realizó entre el 12 de junio y el 1 julio, aunque el acuerdo no figura en la lista de contratos firmados por el Ejecutivo de Picardo.