Política

Podemos hace sombra en Sol

Marta (60 años): «Si gobiernan, vamos a vivir como en Venezuela»
Marta (60 años): «Si gobiernan, vamos a vivir como en Venezuela»

LA RAZÓN estuvo en la Puerta del Sol, germen del partido político, donde preguntó a 200 personas sobre la formación con un 70% en contra y un 30% a favor.

La Puerta de Sol es la «zona cero» del germen de Podemos. Allí acudimos para, sin pretensiones científicas, tomar el pulso de los españoles ante la evolución de la formación política. Fueron muchas horas y no faltaron los que optaron por la «abstención». Lo que parece meridiano es que la mayoría observa los movimientos de Podemos y sus líderes con escepticismo, teñido de desencanto, cuando no es un rechazo total. Pero tampoco faltan los que siguen viendo a la formación con simpatía, sintiéndose cómplices de su ideario político, aunque les cuesta decir en qué consiste, por la simple razón de que ni siquiera sus dirigentes lo han estructurado, si descontamos sus intervenciones en televisión. Una de las principales conclusiones es que el fraude fiscal que ha cometido uno de sus dirigentes, Juan Carlos Monedero, les va a pasar factura. Tanto por lo que ha hecho por la falta de reflejos al explicarlo, como si tanto él como sus compañeros se sintieran por encima del bien y del mal. La peor publicidad se la hacen ellos mismos. Ha creado incertidumbre y cierto desencanto entre sus potenciales votantes, aunque algunos creen que los medios de comunicación van a por Iglesias y compañía sin compasión; como si el PP o el PSOE se fuesen de rositas todos los días en la prensa. Se percibe que hay una distinta idea ante el Pablo Iglesias tertuliano y el ahora político, al que muchos no les toleran sus modales de perdonavidas, tanto con sus rivales políticos como con los periodistas. Curiosamente, así fue mi impresión: los que están en contra del Podemos son más precisos a la hora de valorar sus propuestas que los que están a favor, a los que les costaba detallar qué les gustaba de la formación política más allá de las soflamas en programas de televisión y ruedas de prensa. Sus partidarios les esperan, pero no saben muy bien para qué o sí, regenerar la vida política, pero¿cómo? Ahí se queda una pregunta sin respuesta. Bien es verdad que era una Puerta del Sol con ciudadanos de ideologías plurales, no como en el movimiento 15-M. Como mucho, sus partidarios optan por el optimismo prudente, dando la sensación de que les votarán como un mal menor. Es evidente que los movimientos de Syriza –su partido hermano– en Europa no les ayudan. ¿Lo que más se echa de menos? Como decía Julio Anguita: «Programa, programa, programa».

Estos son algunos de los testimonios antipodemos:

Marta (60 años): «Si gobiernan, vamos a vivir como en Venezuela»

«Me dan un miedo horrible, porque si siguen subiendo en intención de voto y por un casual logran gobernar, vamos a vivir como en Venezuela, algo que me da pavor, tanto por la restricción de libertades como por la situación económica. Iglesias y compañía tienen a sus gobernantes idealizados. Además, Iglesias me parece un ser sin identidad y muy soberbio. ¡Y qué decir de la actuación presuntamente corrupta de Monedero! Si llegan al Gobierno, me iré a otro país más civilizado, porque si vienen ellos aquí no habrá civilización».

Cristina (19 años): «No me los creo, son más de lo mismo»

«Siempre surgen partidos nuevos que dicen que nos van a ayudar y el resultado es el mismo. Los políticos me producen indiferencia y Podemos mucho más. Su presencia en el Parlamento Europeo no transciende, la verdad es que no sé lo que están haciendo y ellos tampoco lo cuentan. Además, no me los creo, son más de lo mismo. No les voy a votar, desconfío de ellos y más desde que salió el escándalo de Monedero, que apenas da explicaciones. Este acto de suficiencia me molesta mucho».

Carlos (19 años): «Nunca me ilusionaron y ahora me siento engañado»

«Cuando surgieron parecía que iban a ofrecer algo distinto, pero las últimas cosas que han salido a la luz, como las cuentas de Monedero, han provocado lo que ya me esperaba: una falta de credibilidad y una avaricia económica. Predican pero después hacen las mismas tropelías que los demás. Nunca me ilusionaron, pero ahora me siento engañado. Votaré a algún partido minoritario, pero no a ellos. Me parece que se creen mejores de los que son y les veo muy arrogantes».

Nerea (19 años): «Sus líderes son muy soberbios»

«Al principio me llamaron la atención porque parecía algo nuevo, pero pasa el tiempo y veo que repiten los mismos tics del resto de los partidos políticos. No me los creo: ni su discurso, ni las actitudes de sus dirigentes, que están muy crecidos y son muy soberbios con una superioridad moral que no me gusta. No me inspiran confianza para gobernar. Lo de Monedero ha sido un error garrafal. No están ayudando a que los jóvenes nos volvamos a enganchar a la política».

Fernando (65): «Sólo quieren destruir a Izquierda Unida»

«Es un partido creado por un los medios aprovechando el movimiento social que nació en esta plaza. No tienen una ideología definida, van dando bandazos y su intención última es destruir a Izquierda Unida, algo que está sucediendo justo cuando la formación estaba en alza. Sólo hay que ver los movimientos de Tania Sánchez, la novia de Iglesias. ¿Lo de la «casta»? Ellos ya lo son desde el mismo momento que están en las instituciones».

Los que hablan a favor de Podemos

Fernando (36 años): «Plantean cosas distintas y son un soplo de aire fresco»

«Lo que más valoro es que es un movimiento político nuevo que plantean cosas distintas al resto de los partidos. Son un soplo de aire fresco. Lo que más me agrada es que prometen cosas que claramente están dirigidas a los problemas más concretos de los ciudadanos, como los desahucios o la deuda de los bancos, que en el fondo repercute en nosotros. Además, creo que no van a dudar en poner en jaque a quien haga falta y a ver hasta dónde podemos llegar, porque los ciudadanos no tienen por qué pagar lo que han hecho otros, que se lo han llevado calentito».

Francisco (38 años): «Su valor es que es un partido que nace de la rabia»

«Es un proyecto que ha nacido de la rabia que sentimos muchos españoles, que estamos hartos de los partidos tradicionales. Aportan un discurso nuevo y directo que cualquiera puede entender porque dicen cosas que tienen su lógica y que comparte la mayoría de los ciudadanos. ¿El presunto caso de corrupción de Monedero? Bueno está claro que lo estaban buscando y parece ser que lo han encontrado, aunque no estaría de más que diesen explicaciones. No quiere decir que lo que haya hecho sea ilegal, pero sí que me parece muy poco ético».

Elena (21 años): «Les han dado un toque de atención al PP y al PSOE»

«Han irrumpido con fuerza en el panorama político, lo que me parece muy positivo porque les han dado un toque de atención tanto al PP como al PSOE, que creo que es el más perjudicado. Tienen que «ponerse las pilas». Con todo, creo que todavía se tienen que asentar y presentarnos un programa más articulado y que vayan a lo concreto. Está claro que su discurso antidesahucios y contra los bancos ha calado. No sé si los votaré pero es una posibilidad que tengo muy en cuenta. Son distintos, valientes y no parece que tengan miedo a los poderes económicos, empresariales y políticos».