Podemos no contempla otra consulta a sus bases

Sectores del partido en el País Vasco y Andalucía consideran que Iglesias debería negociar un pacto programático con el PSOE, pero la dirección insiste en que la única vía es la coalición.

La portavoz adjunta de Unidas Podemos Ione Belarra, ayer, en la reunión de la Diputación Permanente en el Congreso
La portavoz adjunta de Unidas Podemos Ione Belarra, ayer, en la reunión de la Diputación Permanente en el Congreso

Sectores del partido en el País Vasco y Andalucía consideran que Iglesias debería negociar un pacto programático con el PSOE, pero la dirección insiste en que la única vía es la coalición.

El pasado mes de julio, las bases de Podemos fueron contundentes respecto a lo que debían votar sus 42 diputados en la sesión de investidura de Pedro Sánchez. El 70% apostó por el camino de la coalición: el PSOE y Unidas Podemos, según los inscritos morados, tenían la obligación de obedecer el dictamen del 28-A y conformar un Ejecutivo compartido, sin vetos y en el que los de Iglesias obtuvieron los asientos en el Consejo de Ministros correspondientes a su peso en las elecciones generales. Con ese aval, el PSOE se vio forzado a negociar con Podemos. Finalmente, la coalición no prosperó, como tampoco pudo hacerlo la investidura.

Ahora, cuando quedan apenas 25 días para la disolución de las Cortes y la convocatoria anticipada de nuevos comicios, Sánchez ha dejado a los partidos sin apenas margen de maniobra. También a su otrora «socio preferente». En Podemos, la posición sigue siendo la exigencia de un reparto proporcional de las responsabilidades en un Gobierno de coalición como condición indispensable para apoyar a Sánchez. Desde la dirección del partido evitaron ayer valorar a este diario la posibilidad de que pueda volverse a convocar una consulta entre las bases para fijar la posición en una nueva sesión de investidura. En el grupo parlamentario, no obstante, hay quien considera que esta consulta no sería necesaria puesto que la contundencia y la literalidad de la respuesta expresada por los inscritos deja claro el camino que debe seguir el equipo negociador que comanda Pablo Echenique, el secretario de Acción de Gobierno. Es decir, que la apuesta
inequívoca por la que se inclinaron siete de cada diez militantes de Podemos sigue vigente por más que se abran nuevas conversaciones con Ferraz.

Sin una consulta a las bases a la vista que supedite la decisión de la dirección, el partido sigue condicionando su entrada en el Gobierno para avalar a Pedro Sánchez este mes. Desde la formación morada son bastante escépticos con la posibilidad que la próxima semana el Gobierno se avenga a negociar una coalición. Valoran que ellos no serían los responsables de una repetición electoral y cierran la puerta a volver a ceder, en el caso de que se confirme que la única vía para evitar las urnas fuese la renuncia a sentarse en el gabinete ministerial. Ayer, la portavoz de Unidas Podemos Noelia Vera abundaba en esta dirección asegurando que una investidura para que el PSOE lidere un gobierno en solitario «no tendría estabilidad» y «acabará de nuevo en elecciones anticipadas».

A pesar de que el grupo confederal cierra filas con la dirección estatal, sectores territoriales comienzan a desmarcarse de esta posición y a criticar la cerrazón de Pablo Iglesias a acordar únicamente un acuerdo programático. Se produce ahora la misma situación que el mes pasado provocó el debate interno entre sus socios en la coalición, cuando Izquierda Unida y En Comú Podem se mostraban a favor de investir a Sánchez y de aceptar la vicepresidencia social y tres ministerios más para los morados. Ayer, la líder de Podemos en el País Vasco, Lander Martínez, señalaba que «la prioridad es lograr un gobierno de coalición» pero en el caso contrario habría que «analizar otras opciones» para evitar elecciones. Desde la dirección, Vera confirmaba que el grupo confederal están hechos «una piña», pero esta nueva llamada se une a la posición que sigue defendiendo la corriente Anticapitalistas de cerrar un acuerdo programático y controlar al Gobierno desde la oposición. Las confluencias siguen la misma estela, y aunque confirman la unidad, exigen formar parte del equipo negociador para vigilar las negociaciones con el PSOE.