«Política de cañonera»

Buques británicos se dirigen a Gibraltar para unas maniobras

«HMS DRAGON», destructor británico tipo 45, fotografiado en las inmediaciones de Gibraltar en marzo de este año
«HMS DRAGON», destructor británico tipo 45, fotografiado en las inmediaciones de Gibraltar en marzo de este año

Inglaterra envía la crema de su flota a Gibraltar en una vuelta a su secular «política de cañonera» con la que amedrantaba a los pueblos salvajes que osaban oponerse a sus designios coloniales. Esto y no otra cosa es lo que se percibe al leer el anuncio de la movilización aludida. En mis cinco años de destino diplomático en el entorno de la colonia británica se producía una curiosa coincidencia entre los acontecimientos que afectaban significativamente a los intereses británicos y la presencia de la flota en el Peñón para maniobras en no sé dónde. La verdad es que no llegué a averiguar nunca si dichos acontecimientos se programaban desde Londres para que coincidiera con la llegada de la flota, o la flota arribaba impulsada por dichos acontecimientos. El mensaje, en cualquier caso, es claro: señores españoles, si por su «quítame esos bloques» reaccionamos con esta contundencia, mediten lo que sucedería como se les vuelva a ocurrir reclamar la soberanía que, por mandato de la Organización de Naciones Unidas, les corresponde.