Política

Pujol ofreció su versión y respondió con reproches a las preguntas

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, durante su comparecencia ante la comisión de Asuntos Institucionales del Parlament de Cataluña
El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, durante su comparecencia ante la comisión de Asuntos Institucionales del Parlament de Cataluña

El expresidente de la Generalitat ha afirmado hoy en su comparecencia en el Parlament que no ha sido un "político corrupto"y ha recordado que la herencia que recibió de su padre, en cuentas en el extranjero, no tienen su origen en el "erario público". Ha cifrado en 140 millones de pesetas el importe que tenía el fondo en 1980 y ha dicho que se trata de un legado de su padre.

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha reñido hoy a los grupos de la oposición catalana, a los que ha acusado de forma airada de hablar con "frivolidad"y lanzar "intoxicaciones"en relación a su persona, al tiempo que ha criticado que "se mezcle todo"par ir en contra su persona y de CiU.

"Estoy excitado porque me da pena algunas de las cosas que se han hecho aquí y por la falta de audacia en algunas de las cosas que se han dicho", ha afirmado Pujol en tono enérgico en la réplica a los grupos parlamentarios en el transcurso de su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament para dar explicaciones de sus cuentas ocultas en el extranjero.

Pujol ha afirmado que está "sorprendido"de que digan que él habló con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para pedirle supuestos tratos de favor para él o sus hijos: "¡Es mentira (...) Es una intoxicación, no es serio!", ha exclamado.

En esta línea, el fundador de CDC ha lamentado que los grupos del Parlament, en sus intervenciones, hayan usado información poco "contrastada"y que hayan actuado con "ligereza"y "poca honestidad"a la hora de lanzar acusaciones contra su persona.

"Hay un punto de frivolidad", ha proseguido el expresident, quien ha criticado el "infantilismo"de algunos dirigentes políticos a la hora de escampar "mentiras"y lanzar acusaciones en base a lo que aparece en los periódicos. Además, ha criticado que "se mezcle todo para crear una sensación de malestar y culpabilidad"dirigida contra su persona y contra CDC.

Pujol ha subrayado que él no tiene ninguna causa judicial abierta, por lo que, ha dicho, "hay que ser cuidadoso con las cosas que se dicen"porque, ha apuntado, "no se pueden decir mentiras ni decir informaciones que desorientan a la gente".

El expresidente de la Generalitat ha defendido que se ha "desnudado ante la opinión pública"y ante el Parlament, algo que ha admitido que no tiene claro si es "inteligente o no", pero en todo caso ha puesto en valor que haya comparecido en la cámara catalana para dar explicaciones por el respeto que tiene a la institución.

"Hay mucha gente que no ha comparecido por cosas menos delicadas y complicadas que la mía. No me negarán que he tenido respeto al Parlament", ha dicho Pujol.

El exdirigente nacionalista ha enfatizado que ha habido gente que ha "luchado mucho"para que hubiera un Parlamento catalán y él, concretamente, "ha luchado desde que tenía 20 años".

Pujol ha hecho estas declaraciones en la segunda parte de su comparecencia, tras las preguntas de los grupos parlamentarios, que han podido plantear sus cuestiones después de una primera intervención inicial del expresidente.

En esta primera parte, Pujol (CiU), que llegó solo al Parlament dos horas antes del inicio de su comparecencia y se reunió con la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha afirmado que "yo no he sido un político corrupto"y ha recordado que la herencia que recibió de su padre, en cuentas en el extranjero, no tienen su origen en el "erario público".

Al inicio de su comparecencia, en una intervención que ha durado los 30 minutos previstos, se ha comprometido a dar todas las explicaciones necesarias sobre sus cuentas en el extranjero al margen de la "situación judicial y tributaria"en la que se encuentra su familia.

El expresidente de la Generalitat, en una intervención que ha llevado escrita en papel, ha reiterado que los fondos en el extranjero proceden de una herencia de su padre y ha negado que haya habido ni corrupción ni trato de favor a resultas de su dinero en el exterior.

"La historia es larga pero la explicaré entera porque demuestra que no ha habido ni corrupción ni trato de favor", ha dicho Pujol en su comparecencia en el Parlamento catalán, en la que ha leído un fragmento del comunicado con el que el pasado 25 de julio confesó haber tenido unos fondos en el extranjero que, según su versión, eran de una herencia de su padre.

El expresidente catalán ha subrayado que la existencia de dinero en el extranjero puede ser "criticada"pero no significa que sea "ilícito"y, en este sentido, ha garantizado que esos fondos no ha salido del "erario público", por lo que ha sentenciado: "Yo no he sido un político corrupto".

En esta línea, Pujol ha asegurado que "nunca"ha cobrado más allá de su sueldo como presidente de la Generalitat durante más de dos décadas.

El fundador de CDC ha explicado que su padre, Florenci, entendió que su compromiso político en la Transición era "inalterable"y consideró que esto era un "riesgo familiar", por lo que optó por guardar dinero en el extranjero y ponerlo a nombre de su esposa, Marta Ferrusola, y sus hijos.

"A menudo se piensa que guardar dinero se hace por codicia, pero a veces se hace por miedo", como, según Jordi Pujol, fue el caso de su padre.

Pujol ha subrayado que él se podría haber dedicado a hacer negocios, como "comprar fincas", pero su proyecto prioritario era "hacer país"en Cataluña: "Yo no decidí hacer política para ganar dinero, yo dinero ya tenía", ha subrayado.

Pujol ha explicado que cuando murió su padre, Florenci Pujol, en 1980, el valor de los fondos ocultos en el extranjero que eran para él y para su familia ascendía al equivalente en dólares a 140 millones de pesetas. En su intervención ha explicado que su padre dejó ese dinero en el extranjero para él y para su familia por su miedo a que el compromiso político del hijo acabase obligándole a salir del país.

Para demostrarlo, ha leído parte de un escrito que su padre envió a su mujer, Marta Ferrusola, en la que le explicaba que esos fondos en el extranjero eran para ellos: "Para el día que Jordi, tú y vuestros hijos tengáis que iros".

El fundador de CDC ha asegurado que su padre, Florenci, tenía más confianza en su esposa, Marta Ferrusola, que en él.

Pujol ha explicado que su padre, Florenci, delegó la gestión de estos fondos en el extranjero a dos amigos suyos y, posteriormente, una de estas personas, que no ha nombrado, sugirió pasar la gestión de las cuentas a uno de sus hijos de Jordi Pujol, cuyo nombre tampoco ha desvelado.

"La persona que se ocupaba sugirió que se hiciera cargo un hijo mío y he estado siempre totalmente al margen de lo que se ha hecho, y aún más a partir de ese momento", ha dicho Pujol, que ha subrayado que entiende el "efecto negativo"de que un expresidente haya tenido cuentas en el extranjero.

"Pese a no tener responsabilidad legal en los hechos, entiendo la crítica", ha subrayado Pujol al finalizar su primera intervención, en la que ha dicho que, pese a las "duras críticas"que la vayan a hacer los partidos, éstas "no lo serán más que los reproches que me hago yo a mí mismo".